Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

lunes, 28 de enero de 2013

Cuando a veces, a solas, desesperas




[Figura escribiendo reflejada en el espejo - Francis Bacon]


     Revisando textos, me encuentro con este soneto del libro Sucesivas presencias, que supuso, allá por los años 85/88 mi primera incursión en tan ilustre composición poética. Hoy, tan alejado ya del estado anímico que lo inspiró, sigo salvando su aspecto formal, y lo dejo aquí como muestra de otro tiempo, en que, otro que fui yo, también escribía.


Cuando a veces, a solas, desesperas;
cuando te enfrentas con la vida, y... nada;
cuando vuelves a ti, con la mirada
dolida en el dolor de las aceras.

Cuando el miedo amanece y perseveras
en esa luz de oscura llamarada;
y ves bordado el rostro en la almohada
del que ya no eres hoy y entonces eras.

Cuando todo es silencio y extravío,
duda, tristeza, ceguedad, vacío...
y en el centro estás tú, solo en la sombra,

piensa también que todo es pasajero,
que nada permanece un siglo entero.
Y afírmate en el nombre que te nombra.

4 comentarios:

  1. Pues muchas gracias por rescatar este poema, amigo Antonio, porque me viene muy bien en este tiempo, un tanto amargo, que me toca vivir.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio, espero que el tiempo del que me hablas pase pronto. Mucho ánimo, sea por la causa que sea.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias, MTeresa. Bienvenida a este rincón de verbos y penumbras.

      Un saludo.

      Eliminar