Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

sábado, 26 de enero de 2013

Huellas



[Imagen tomada del blog granada.nueva.acrópolis.es]

Somos la consecuencia de las huellas
que el tiempo va dejando.
Huellas de nuestro amor, nuestros deseos
y nuestros desengaños.

Las huellas vivas de nuestros mayores,
de cuanto nos legaron;
del olvido —también de la memoria—
que arrastran nuestros pasos.

Huellas que compartimos y proyectan
al mañana el pasado.
Huellas donde respiran esos sueños
que a menudo olvidamos.

En la espiral del tiempo, nuestras voces
—ecos de antiguos cantos—
algún día serán también las huellas
de un silencio anunciado.

2 comentarios:

  1. Hermoso tema y mejor poema, las huellas son la única cosa
    que dejamos en esta tierra, nuestra huella en la mente
    impresa.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Paco. Y, al final, también éstas acaban por desaparecer..., salvo contadas excepciones. No obstante, siempre quedará una imprecisa huella colectiva.

      Fuerte abrazo,

      Eliminar