Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

domingo, 3 de febrero de 2013

Condecoración





            Se arrancó la banda entre los fervorosos aplausos del público asistente. El comandante, con paso marcial, avanzó hacia el estrado, donde el general se preparaba para imponerle el merecido distintivo por acción de guerra. Nadie pensó en la sangre derramada. Sólo en lo esplendorosa que lucía la mañana, en lo bien que sonaba la fanfarria.

2 comentarios:

  1. Cuanto de verdad hay en tus palabras. Que buena cosa
    es despertar las conciencias y apartar la parafernalia de
    lo que realmente nos ofrecen.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar