Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

lunes, 4 de febrero de 2013

Guisar, ese placer

[Viñeta del libro "La buena mesa" © Quino]




Guisar es un placer superlativo,
si se hace con esmero y relajado;
un placer, además, recompensado
en el propio ejercicio gustativo.

Desde un elemental aperitivo
a la noble cazuela de pescado;
desde el signo imperial de un buen asado,
a la gracia de un postre sugestivo...

Cada plato que abordo en la cocina
—desde el jurel humilde a la lubina,
desde la simple sopa de pan duro

a las excelsas huevas de esturión—,
le sirve de festín al corazón,
que atiende a los consejos de Epicuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario