Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

domingo, 10 de febrero de 2013

Identidad

[Máscaras. Imagen libre de derechos, tomada de 123RF.com]  

Identidad:
laberinto de máscaras,
ícaro yo.

16 comentarios:

  1. Inspirado y muy a propósito., Antonio. Invita a seguir el juego...

    En esa huida
    es donde da locura
    su propio vértigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juguemos, pues, Alfredo: mueves ficha (guiño cómplice)

      Dédalo íntimo,
      sin salida en el tiempo,
      interrogante.

      Eliminar
  2. Ícaro insomne,
    ¿de quién son esos ojos?
    ¿qué es lo que ven?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fúlgida niebla
      en torno a la pupila.
      ¿cielo o abismo?

      Eliminar
  3. Tal vez sólo agua:
    lágrimas = cataratas
    en miniatura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y, mientras tanto,
      múltiple en cada lágrima,
      el yo y el otro.

      Eliminar
    2. El yo y el otro,
      celosos, se preguntan:
      ¿Y quién es él?

      Eliminar
    3. En qué lugar,
      también en qué memoria
      él, yo, nosotros.

      Eliminar
    4. Más caras máscaras,
      pronombres personales:
      nombres o sombras.

      Eliminar
    5. Sombras y máscaras:
      reflejo en el espejo
      de los pronombres.

      Eliminar
    6. [Pronombres]

      Qué alta alegría,
      ya lo dijo Salinas,
      vivir en ellos.

      Y que caída
      (vuel[v]o al ícaro yo),
      si arden las alas.

      Eliminar
    7. Dédalo y vuelo
      en el ícaro yo:
      identidad.

      Eliminar
  4. [Deriva]

    Yo, tú, él, nos-
    otros, vosotros, ellos...
    ora pro nobis.

    Toda esa gente
    somos: bandada en vuelo,
    también rebaño.

    Identidad:
    ese rescoldo íntimo
    qué es lo que es?

    Del laberinto
    nos salva el fuego, el juego:
    pícaro yo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El fuego, el juego,
      también el vuelo. Y todo
      flujo del tiempo.

      En espiral,
      pícaro Ícaro, vuelta
      siempre a empezar.

      Eliminar
  5. Mas no se bebe
    nunca la misma agua:
    nadie es él mismo.

    Y en esa danza
    de máscaras tan íntima,
    qué extraño todo.

    Si nada es
    lo que parece y tanto
    lo que perece.

    Ríete, perro.
    Es hueso ya roído
    ese ruido.

    Salta, recrea,
    mientras dure la música,
    la vieja trama.

    Carnaval: vale
    la carne lo que valen
    todos sus sueños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ser o no ser?
      Se preguntaba Hamlet,
      aquel danés.

      ¿Ser o no ser?
      ¿Quién no lo ha preguntado
      alguna vez?

      Y, mientras tanto,
      el tiempo a la deriva
      y sin descanso.

      Camino arriba
      siempre espera la muerte,
      nunca tan viva.

      Camino abajo,
      tan paciente, la muerte
      aguarda al paso.

      Tiempo y espacio.
      Dos conceptos de aliento
      juanramoniano.

      Espacio, tiempo,
      identidad, espejo,
      Ícaro suelto.

      Carnavalesco,
      tiende a multiplicarse
      el yo convexo.

      Y el yo más cóncavo,
      al tiempo, se divide
      completo y cauto.

      ¿Identidad?
      Acaso un día fuego
      y ego fugaz.

      Eliminar