Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

viernes, 8 de marzo de 2013

El visitante



 
                                                           [El grito, de Munch]        

De repente, el silencio. Como un gánster matón se ha colado en mi casa. Me amordaza y reduce a no decir.  Cuando confirma mi derrota, se desdobla y es ruido: su cómplice más fiel, su camarada.

2 comentarios:

  1. la imagen y el tono del microrrelato hablan de ese territorio umbrío que amordaza y no deja sitio a las palabras.
    Entre la lluvia, con la alegría del fin de semana y del esfuerzo de tantas mujeres que hacen todo más fácil con su esfuerzo y su belleza, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, José Luis, no podría expresarse mejor el sentido de este "micro" que habla de esa sensación que a veces nos ocupa.

      Una vez más, gracias por tu cercanía. Feliz fin de semana.

      Un abrazo.

      Eliminar