Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

sábado, 2 de marzo de 2013

Gato



[Imagen tomada de la web: fonditos.com]
Todo sigilo,
el gato en el tejado
se piensa azor.

6 comentarios:

  1. Querido Antonio, qué lujo de haiku, es una maravilla
    tiene fondo y alma, como tiene que ser.
    Me ha encantado.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, paco; tú siempre tan generoso en tus comentarios.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Querido Antonio, la belleza de la imagen y la levedad del haiku para dar fe de vida de ese sueño que nos transforma.
    Espero en unos días un cuadernillo de haikus que sale en el catálogo malagueño de Corona del Sur, así que cuando tenga ejemplares te lo enviaré a tu buzón, si me lo permites. Siempre es un gozo encontrar lectores como tú, cómplices y afectivos.
    Abrazos y enhorabuena por tu haiku

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José Luis, sabes que estaré encantado en recibir tus haikús. Seguro que tengo mucho que aprender de ellos.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Tal vez un día, a fuerza de pensarlo, le broten alas.
    Magnífico haiku, Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente,
      en la luz de sus ojos,
      la luz del vuelo.

      El haikú, Alfredo, debía de andarme rondando toda la vida. Una imagen fresca de mi infancia (no sé cómo se me escapó en los "Fragmentos") es verme en la ventana de la cocina de mi casa, que daba al patio, contemplando el tejado de la vivienda de enfrente, siempre con gatos en tránsito. Me fascinaba verlos acechar tras la chimenea el vuelo de gorriones y vencejos. Y, más de una vez, tras un salto poderoso, cobrar la presa.

      Abrazos.

      Eliminar