Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

miércoles, 20 de marzo de 2013

Mientras suena de fondo una canción




Me asomo a la ventana y la ciudad aún duerme.
Todo es silencio alrededor. La noche,
se hace fuerte en las sombras mientras lejos,
allá en el horizonte, se perfila
el cuchillo de luz que anuncia el alba.
Lentamente, la calle comienza a cobrar vida:
algunos hombres pasan, unos coches circulan,
se apagan las farolas de la calle y los pájaros,
huéspedes de los árboles, son una algarabía
desafinada y loca. Comienza otra jornada.
Yo me siento a la mesa y esbozo este poema. 

Afuera llueve lentamente, y todo
se tiñe de un color melancolía,
de una pátina gris que por sorpresa
desboca la memoria hasta el pasado,
a otro tiempo de lluvia y de silencio,
mientras suena de fondo una canción.
Y sí, detrás los cristales, llueve.

8 comentarios:

  1. ¡Qué hermosos son esos instantes que disparan los recuerdos, aunque sean teñidos con el color melancolía!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Amando. Y para cuánto dan... algunas veces.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Aunque al abrir la ventana parecía que empezaba sonando La chica de ayer, enseguida queda claro cuál es la canción. Si hacemos caso al calendario, bien podría titularse, «canción de otoño en primavera», como dijo aquél. Tengo entendido que hoy, precisamente, entra la nueva estación, con algún adelanto sobre el "horario previsto". Un abrazo. Y sea ya primaveral, ea, en un día de atmósfera lavada.

    [Hay un "de" volado en la última línea"]

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí es verdad, Alfredo, que no parece que esa balada de otoño cuadre mucho el día que comienza la primavera, pero es lo que tienen las canciones, que, como las liebres, saltan cuando menos se espera.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. ¡Excelente trabajo, en él encuentro la combinación hermosa de las bellas artes... pero lo más esencial es su contenido!¡Para mí ha sido un gran honor hallar en mi camino tu maravillosa obra, la he leído y escuchado con mucha atención y siento que en ella alcanzaste una gran profundidad a nivel de filosofía existencial!¡Mis más sinceras felicitaciones, estimada poeta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que le haya gustado el paseo por estas páginas. Por supuesto, la puerta sigue abierta.

      Un saludo.

      Eliminar
  4. El lento paso del tiempo y la lluvia que se refleja
    tras el cristal.
    Bonito poema que aletarga los días y esos
    cristales húmedos que tanto gustan al poeta.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Paco, siempre el tiempo y la lluvia parecen invitar a la palabra. Si los acompaña una canción, acaso se alcance el estado ideal.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar