Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

viernes, 15 de marzo de 2013

Saben aquel de dos amigos...






Se encuentran dos amigos tras mil días
de no verse. Se abrazan. Y, enseguida,
hablan de esto, de aquello, de la vida,
de fútbol, de política, de espías...

De que cómo está el mundo, de porfías
de aquella juventud desvanecida;
de cuanto, aunque parece que se olvida,
surge, si hay ocasión, de tonterías...

En esto que uno de ellos, de repente,
viene a decirle a su interlocutor:
“Por cierto, me enteré que te has casado...”

Y el otro, le responde seriamente:
“Que lo has oído es cierto, sí señor;
pero, amigo, soy yo quien se ha enterado.”

2 comentarios:

  1. Un buen chisneto, Antonio, a la altura del "bolérolo" de Les Luthiers. En ambos casos, equívocos, gracias y desgracias de las relaciones humanas más especiales. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo sirva para esbozar una sonrisa en estos tiempos, tan poco propicios.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar