Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

lunes, 25 de marzo de 2013

Salud, Posadero





Vengan días, vengan años,
vengan, pues si vienen es
señal de que vas y ves,
y que subes más peldaños.
Y aunque nunca faltan daños
colaterales brindemos,
que a fuerza de hundir los remos
en los mares de la vida,
y respirar por la herida,
somos, vamos y nos vemos.

8 comentarios:

  1. El llamado Posadero dice: gracias, don Antonio, y que vengan... pero que no se venguen. Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No está bien eso de vengarse. Que no se les ocurra.

      Salud / Saludo.

      Eliminar
  2. Que vengan tus palabras, y que sigan, sigan en los escollos de nuestras vidas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que tras ellas, Lola, haya lectores y lectoras como tú. Muchas gracias.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Chapeau, Antonio: por el poema y por Amancio.
    Buen modo de empezar el día y la semana.
    Abrazote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Elías. Lo de la canción de Amancio Prada era un valor seguro. La décima, un juego más, con el mensaje implícito de felicitación al Posadero.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Sabroso saber el que se destila tanto en el canto como en la décima. El pájaro de la canción recuerda aquel otro que 'salir quiere y no puede: su jaula es él mismo'.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Al. La canción de Amancio Prada es toda belleza y sabiduría. La décima, además de ser vehículo para felicitar al amigo, se limita a fijar, creo yo, lo ya evidente.

      Un abrazo.

      Eliminar