Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

viernes, 10 de mayo de 2013

Cada cual que atienda su juego


ANITA RAPA, LÍA BASILISA, Y ASÍ LISA BAILA PARA TINA

4 comentarios:

  1. Lo que parece claro es que entre Anita (la peluquera), Basilisa (la chismosa, lianta, quizás mientras despacha en una tienda de regalos), Lisa (la bailarina) y Tina (la mirona, algo sáfica), Antón se lo debe de estar pasando pipa. No sé por qué me ha traído "a las mientes" aquel: "No, las Lasañas al salón", en una interpretación lupanaria donde la mayúscula es mía y la voz la de una madama de burdel.... ¡Juegos de la edad bravía! Que no decaiga. Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Visto así, Alfredo, podríamos definir el palíndromo como un "micro", con toda una historia dentro de él. Quizá en ello esté su gracia, en el poder de sugerencia que puede transmitir a cada lector. Como esas "Lasañas" que, por lo que apuntas, habría que sumar como un sinónimo más a las ya famosas izas, rabizas y colipoterras, entre otros muchos nombres que en el mundo han sido (y son).

      Fuerte abrazo, y también feliz fin de semana para ti.

      Eliminar
  2. Esa es, justamente, una de las claves más atractivas de los textos supersimétricos y , a mi entender, hace que puedan ir más allá del mero juego de espejos: todo palíndromo enuncia al menos un microrrelato que, pese a estar cerrado sobre sí mismo, es capaz de crear un mundo exterior. O, en los casos en que el texto bifronte posea más bien la naturaleza del aforismo, debe ser capaz de contener un "ensayo filosófico" (poniendo el acento en la palabra "ensayo"). Hay mucho recorrido, me parece, en la propuesta.
    En cuanto a lo de las Lasañas, es oportuna la interpretación que haces y Cela tal vez te la hubiera agradecido (y hasta asumido como propia sin empacho). Pero yo estaba pensando más bien en el nombre de guerra (algo más que un mote) con el que podrían ser conocidas en el prostíbulo donde transcurre la acción unas hetairas italianas, quien sabe si hermanas y tal vez de procedencia genovesa o napolitana... Una asunto por resolver aún es si, además de al factor geográfico, deben el apeltivo a un tipo especial de cualidades amatorias... Hay mucho todavía que imaginar. Otro abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sigue así [con tu interpretación] la fábula "palindrómica" y, en consecuencia, el juego. Bien pensado, cuadra con justeza eso de las hermanas y su procedencia...; incluso, pienso ahora en las razones (siempre turbias) por las que ambas recalan tan lejos de su patria; en su oscuro pasado, en esas sombras que las rodean y acompañan siempre... O sea, que eso, seguimos imaginando.

      Abrazos más.

      Eliminar