Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

miércoles, 8 de mayo de 2013

De la palabra y los colores


[Bodegón con gato, de Romeral]

            A veces, al escribir, envidio el poder de la pintura. Un solo trazo, un solo color bastan para explicar una sensación, una realidad, un sentimiento. Sin embargo, al pensarlo más detenidamente, me digo que acaso esa ventaja a favor de tal arte tampoco exista; que las palabras son los colores del poeta, y que, a fin de cuentas, sólo la propia capacidad del autor define el resultado de la obra, sea ésta forjada a golpes de color o de ritmos y rimas.  

2 comentarios:

  1. Querido Antonio, cada campo artístico tiene su propio lenguaje y a veces emplea recursos complementarios; de modo distinto, la música, la pintura, la poesía persiguen similares objetivos: crear belleza y transmitirla a un destinatario con sensibilidad.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Así lo creo,, José Luis. De ahí la respuesta final a esa -si se puede llamar- duda.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar