Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

viernes, 4 de octubre de 2013

Sextina bufa con Lope al fondo

  
Me lanzo a construir una sextina
—que no deja de ser un ejercicio
que requiere destreza y artificio
y una buena ración de disciplina—,
rimándola, además. A ello me pongo,
lejos del proceder de un zangandongo.

Pues, si fuese realmente un zangandongo,
nunca diera final a una sextina.
Me implico en ella más cuanto más pongo
afán en cabalístico ejercicio
de alzar con voluntad y disciplina
este edificio puro de artificio.

No hay base que cimiente el artificio
en manos de un poeta zangandongo
carente de tesón y disciplina;
y aquí, ya veis, avanza la sextina
con greda de palabras y ejercicio.
¡Pues menudo soy yo cuando me pongo!

La base de la cuarta estrofa pongo
para seguir armando el artificio
que supone afrontar el ejercicio
de un poeta cabal, no un zangandongo
que ni sabe trazar una sextina
ni atenerse a rigor ni disciplina.

¡La quinta estrofa ya! ¡Qué disciplina
la que me impongo siempre que me pongo!
Si cierro al fin la sexta, la sextina
habitará el jardín del artificio
que jamás un poeta zangandongo
pisó ni pisará sin ejercicio.

¡Me adentro en el final! Y este ejercicio
de versificación y disciplina
apunta a que no soy un zangandongo
(aunque no siempre, de verdad, me pongo);
que soy capaz de dar al artificio
el aspecto formal de una sextina.

Y ya está la sextina: el ejercicio
a base de artificio y disciplina
al que me pongo y niega al zangandongo.


4 comentarios:

  1. «Plas, plas, plas, plas». Oyendo la sextina,
    envuelta en mozartiana disciplina,
    y mientras deletreo, zangandongo,
    su gracia con rastreos de indio pongo,
    proclamo, al aplaudir, que este ejercicio
    justifica y supera el artificio.

    (Confieso, empero, que ando algo miope
    y no he visto la sombra del tal Lope... ;-) )




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre tan generoso, amigo Alfredo,
      tu aplauso lo recibo agradecido.
      La sextina fue un juego distraído,
      a falta de sustancia y de molledo.
      Lope aparece al fondo, y aun discreto,
      como en el discurrir de aquel soneto.

      Eliminar
  2. Yo creo que estar, ha estado en la sextina
    Don Lope. Y ejerciendo el ejercicio
    (valga la rebuznancia). El artificio
    tiene arte (otra más) y disciplina.
    Por eso en ti no cuadra zangandongo
    Pero si tu lo pones, yo lo pongo.

    ¡Eso si, tuve que ir al Diccionario
    a buscar el palabro extraordinario!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que al tran tran de la sextina
      manolotel asome a mi morada;
      y más que me acompañe con la nada
      despreciable labor de disciplina
      que me regala generosamente.
      Gracias, manolotel, por la visita.
      de la que queda aquí constancia escrita.

      Abrazos,

      Eliminar