Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

miércoles, 16 de octubre de 2013

Tarea

[© Barri.] 

Ensayo complicados silogismos
que me lían y vuelven del revés.
Después, me quedo
a la orilla serena de mí mismo,
y veo atardecer como quien mira
el tiempo y su tic-tac desvanecerse.

Alguna vez, no obstante, 
aventuro un poema. 


2 comentarios:

  1. Pues apúntame al club del atardecer, Antonio. De momento ya somos dos.
    Y por cierto ¿no serán los poemas los que nos aventuren a nosotros?

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada, Elías: bienvenido al club. En cuanto a las aventuras con los poemas, seguramente llevas razón: no se dejan cazar tan fácilmente; aunque también es verdad que habrá que esmerarse en poner los cepos adecuados, valga el símil.

      Abrazo.

      Eliminar