Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

martes, 31 de diciembre de 2013

Encuaderno una "Edición de amigo" siguiendo los consejos de mi padre



Mi padre, hombre mañoso y recurrente,
aprendió a encuadernar, ya jubilado.
Se construyó un telar con cuatro tablas
y dada su pericia natural
fue capaz de coser, a su manera,
pero, eso sí, con toda garantía,
libros desvencijados, boletines,
fascículos y todo cuanto fuese
susceptible de recomposición.
Sus encuadernaciones no seguían
métodos ortodoxos, pero os puedo
asegurar que todos sus trabajos
—minuciosos y firmes acabados—
aguantarán el paso de los tiempos
con el mismo tesón que las pirámides.
Él se ocupó de encuadernar mis libros
—pequeñas y cuidadas ediciones
destinadas a amigos y parientes—
y más tarde también de introducirme
en tal artesanía. Sin embargo,  
torpe con las tareas manuales,
jamás igualaré sus resultados.
Ahora que no está soy yo quien cose
cada edición de amigo. Y, al hacerlo,
lo tengo junto a mí, con la sonrisa
dibujada en los labios cuando observa
mis muchos tropezones con la aguja
o el frágil equilibrio del telar.
Es una forma más de retenerlo
mientras el tiempo extiende la distancia
que nos va separando cada día. 
Y me parece, al paso que encuaderno,
que es él quien va enlazando cuadernillos
y quien controla el filo del ingenio. 

Una vez más le estoy agradecido;
y otra vez, y otra más, lo echo de menos.

10 comentarios:

  1. Bello homenaje de un hijo a un padre.
    Qué bonito quehacer.
    Feliz paso de año

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lirio, siempre ahí. Feliz año 2014, cargado de felicidad y poesía.

      Eliminar
  2. Me encanta, muy profunda y una verdadera obra de arte. ¡Felicitaciones!
    Atentamente, una aspirante, http://princesadeunanochesinluna.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, Anto, a este rincón de verbos y penumbras. La puerta siempre está abierta y hay café a la lumbre. Visitaré tu casa, con tu permiso.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Comparto el homenaje porque tengo una experiencia vital muy semejante. Haré caso hoy a alguna de tus recetas, aunque he añadido aforismos de postre. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dolorosa e ineludible (por Ley de Vida) experiencia. Celebro que te animes con el recetario. Tus aforismos, como siempre, en su punto exacto de sazón.

      Abrazos.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Gracias, Mari Ángeles. Que el año también te sea propicio.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Aunque llego algo tarde (¡ya en otro año!), me sumo a la calurosa acogida de estos nuevos platos de arte mayor que, como sus predecesores, seguro que unen a su eficacia gastronómica el plus de "rimar" bien, un don culinario de no menor valía. Muy hermoso y entrañable el homenaje filial. Acaso lo intuíamos desde niños, pero ahora ya sabemos que inevitablemente las Navidades tienen el poder de subrayar las pérdidas. Un abrazo grande, Antonio. Y que 2014 nos de cuartelillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Alfredo. Espero que, una vez en vuestro poder, estos cocinetos no os defrauden, tanto en su aspecto gastronómico como poético. A ver si nos vemos pronto y puedo entregaros ese ejemplar que os está esperando.

      En cuanto a la Navidad y las pérdidas, no podemos estar más de acuerdo. Y vamos con 2014, a ver cómo se porta.

      Un abrazo.

      Eliminar