Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

jueves, 31 de enero de 2013

Pepe Pulido

 
[Puente viejo de Talavera de la Reina © A.C.G.]
 
     Esta noche, como ya anunciara el pasado día 29, Pepe Pulido dará una lectura de poemas en la Galería Cerdán, de Talavera de la Reina; primer encuentro correspondiente a las XIII Jornadas de Poesía Actual, dentro del Aula de Poesía Joaquín Benito de Lucas. Como muestra del buen hacer del poeta invitado, me permito dejar aquí el poema El puente, perteneciente a su libro La ciudad y la reina (Accésit del Premio Rafael Morales 1999), que hace referencia al puente medieval que ilustra esta entrada, alzado sobre otro anterior de la época romana. 

Contemplar el paso de las aguas
bajo el Puente. Y engañarse
soñando un Paraíso en la ciudad
que ellas dibujan, donde aparentan 
volver, dejarse acariciar sumisas
como un perro atento a nuestra voz. 
Roma plantó sus pies de piedra
y el medievo la almena y el ladrillo; 
lo transitan las criaturas del tiempo
asomadas a su oscuro cristal. 
Buscan viejas monedas, tesoros
que sólo pueden guardar las calles
en esta indecisa ciudad de agua. 
Nave varada en un viaje de siglos, 
el Puente es el umbral, la tentación 
de lo que cambia y cuando pasa
nos impide volver. Nos hace al fin
peregrinos camino del destierro. 

miércoles, 30 de enero de 2013

Calendario



Casi sin darnos cuenta, Enero se nos fuga.
Febrero está en la puerta: también se nos irá.
Con Marzo, los cerezos nos mostrarán la nieve.
En Abril, aguas mil. Y en Mayo, San Isidro.
Junio abrirá las puertas primeras del estío.
Julio y Agosto, fuego. Septiembre, uva madura.
En Octubre el otoño vendrá con sus membrillos.
Noviembre traerá flores con luz de camposanto.
Diciembre y sus festivos nos dolerán de nuevo.

martes, 29 de enero de 2013

Lectura de Pepe Pulido en la Galería Cerdán




            Pasado mañana, 31 de enero, a las 20 h., la Galería Cerdán (c/ Puente Nuevo, 4), de Talavera de la Reina, dentro del XIII curso del Aula de Poesía Joaquín Benito de Lucas, será el escenario de la primera lectura de poemas de esta temporada. El poeta invitado es José Pulido Navas, nacido en Jaén en 1958, aunque con residencia en Talavera desde su infancia y hasta hace unos años en que se ufincó en Ávila por motivos de trabajo. Pepe Pulido, licenciado en ciencias de la información y hombre de radio, desarrolló su trabajo en la emisora de R.N.E. en Talavera, de la que fue Director, para pasar a ocupar ese mismo puesto en la de Ávila. Como poeta, ha obtenido el Premio Rafael Morales 2005, con su libro Movimiento circular, así como dos accésit de este mismo premio en 1988 (Viejos rituales) y en 1999 (La ciudad y la reina). Así mismo, ha publicado Donde se escribe el silencio (Colec. Cuadernos de un vate pobre. Talavera, 1983) y El corazón disperso (Colec. El Toro de Granito. Obra Social de Caja de Ahorros de Ávila); además, figura en el libro colectivo Adónde irán mis nuevos sueños, editado por la Universidad de Salamanca, y que recoge los poemas leídos en el XIIº Encuentro Iberoamericano de Poetas que en 2009 organizara esta Universidad.
            Pepe Pulido es un poeta con un registro muy personal, buen manejador del lenguaje, que sabe mirar alrededor y diseccionar una realidad muchas veces poco grata y denunciable; algo que hace sin caer en el panfleto. A mí me cabrá el honor de su presentación, y estoy seguro de que cuantos acudan a esta lectura no saldrán defraudados. Por eso animo a todos los que puedan a que nos acompañen en esta apertura del Aula.

lunes, 28 de enero de 2013

Cuando a veces, a solas, desesperas




[Figura escribiendo reflejada en el espejo - Francis Bacon]


     Revisando textos, me encuentro con este soneto del libro Sucesivas presencias, que supuso, allá por los años 85/88 mi primera incursión en tan ilustre composición poética. Hoy, tan alejado ya del estado anímico que lo inspiró, sigo salvando su aspecto formal, y lo dejo aquí como muestra de otro tiempo, en que, otro que fui yo, también escribía.


Cuando a veces, a solas, desesperas;
cuando te enfrentas con la vida, y... nada;
cuando vuelves a ti, con la mirada
dolida en el dolor de las aceras.

Cuando el miedo amanece y perseveras
en esa luz de oscura llamarada;
y ves bordado el rostro en la almohada
del que ya no eres hoy y entonces eras.

Cuando todo es silencio y extravío,
duda, tristeza, ceguedad, vacío...
y en el centro estás tú, solo en la sombra,

piensa también que todo es pasajero,
que nada permanece un siglo entero.
Y afírmate en el nombre que te nombra.

sábado, 26 de enero de 2013

Huellas



[Imagen tomada del blog granada.nueva.acrópolis.es]

Somos la consecuencia de las huellas
que el tiempo va dejando.
Huellas de nuestro amor, nuestros deseos
y nuestros desengaños.

Las huellas vivas de nuestros mayores,
de cuanto nos legaron;
del olvido —también de la memoria—
que arrastran nuestros pasos.

Huellas que compartimos y proyectan
al mañana el pasado.
Huellas donde respiran esos sueños
que a menudo olvidamos.

En la espiral del tiempo, nuestras voces
—ecos de antiguos cantos—
algún día serán también las huellas
de un silencio anunciado.

jueves, 24 de enero de 2013

Tal como está el patio


     Sí, ya sé que no es ilegal. Pero, ¿es ético, tal como está el patio?
Claro, que así, a bote pronto, no veo yo eso de que vayan a lograr la hazaña... (aunque esto ya es otro tema.)

martes, 22 de enero de 2013

Lo absoluto




[Atardecer en Las Médulas © A.C.G.]



Lo absoluto.
                    Descifro
lentamente las claves,
cada signo remoto
o escondido
en la más inviolable claridad.

A veces
             en el centro
del fuego
                un acorde
                                 (lo eterno)
fugaz,
          revelador,
                          se muestra.

sábado, 19 de enero de 2013

Cordero sefardí




[Mi cordero sefardí © M. del Camino Elvira.]


                                     A César y Rafa,
                                   carniceros que tan bien me abastecen.

¡Cordero sefardí! Todo un concierto
de color y sabores en el plato.
Por puro gozo y por pasar el rato,
fijo en un cocineto tal acierto:

Le pido al carnicero, deshuesada
y hecha filetes, pierna de cordero
que en casa salpimiento con esmero
y dejo, en la sartén, firme y dorada.

Reservo. Hago un sofrito de cebolla,
incorporo aceitunas y piñones,
uvas pasas, almendras y canela.

Riego con vino dulce nuestra olla,
le añado miel, ciruelas u orejones,
y el cordero de nuevo a la cazuela.

Después dejo que cueza a fuego lento
hasta que esté en su punto el alimento.