Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

sábado, 19 de abril de 2014

Dos haikus con ojos


En los espejos,
huellas de los ausentes:
huecas teselas.


De lo profundo
del pozo, una mirada. 
Abajo, nadie. 



6 comentarios:

  1. Ojos en ojos,
    miradas como antorchas,
    ¿dónde la meta?

    (Y en esta hora,
    ojos de perro azul
    leen nuestro sueños.)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Alfredo.
      Macondo está de fiesta,
      Gabo ha llegado.

      ¿Cómo explicarlo
      en diecisiete sílabas?
      El mundo es haiku.

      Un abrazo,

      Eliminar
    2. [Fe de errata*]

      Quiso la "s"
      seguir a Quetzalcóatl:
      sierpe emplumada.

      Eliminar
    3. Bien camuflada,
      silbaba sin silbar:
      la sibilina.

      Eliminar
  2. Unas palabras para disculparme por no haber percibido que regresabas al blog, querido Antonio. Así que regreso a casa y regreso a ti, que son dos partes del mismo lugar, el de los buenos sentimientos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José Luis, no tienes por qué disculparte. Nadie tiene obligación de rastrear un chiringuito cerrado para ver si abre de nuevo. Gracias, por sentirte en este rincón de verbos y penumbras como en casa. Igual me sucede cuando cruzo puentes de papel.

      Un abrazo.

      Eliminar