Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

jueves, 10 de abril de 2014

Taller de haiku



     Los días 1 y 8 de abril, en la Biblioteca Pública José Hierro, de Talavera de la Reina, impartido por el Profesor Don Carlos Rubio, de la U.C.M., ha tenido lugar un Taller de Haikus, al que he asistido. El Profesor Rubio, talaverano, traductor y especialista en Literatura Japonesa, nos ha sabido transmitir el sentido y esencia del haiku, visto bajo el prisma de la mentalidad y sensibilidad japonesas, tan diferentes de la óptica occidental. Por cierto, que entre haiku y haikú, ambos términos admitidos por la R.A.E., se inclina por el primero, dado que en japonés, si entendí bien, no existen las palabras agudas; dicho lo cual, yo, que era más del término acentuado,emplearé desde ahora el primero como constancia de mi aprendizaje.
     Al finalizar el primer día de curso, nos pidió a cada uno de los asistentes una palabra, con la cual deberíamos trabajar para aportar, al menos, un haiku en la siguiente sesión. El segundo día, cada uno de los participantes ha leído su poema, todos ellos de gran belleza y sensibilidad, a pesar de que la mayoría no había escrito anteriormente ningún tipo de poesía. En mi caso, la palabra elegida fue luz, y a través de ella, durante la semana, surgieron una serie de haikus que, al final, limité a veinte, con los que me pareció propicio confeccionar un cuadernillo como recuerdo del curso, del que hice 25 únicos ejemplares, que regalé al Profesor Rubio, compañeros de aula y Biblioteca. Su título: La luz en veinte haikus. Valga una muestra del intento:

Bajo las ramas
del almendro, gorriones. 
La luz, en vilo.


La higuera sola
en el corral vacío. 
La luz, tan lejos. 


La luz se ignora.
¿Será acaso la clave
de su belleza?

     ¿Quién sabe? Igual esto sólo es el embrión de un proyecto más ambicioso. Ya veremos.


7 comentarios:

  1. Lástima de la distancia. Seguro que de haber vivido ahí no hubiese faltado a ese taller. Me alegra saber que haiku lo escribo correctamente. Me gustaron mucho nos dos primeros, Antonio
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te hubiese gustado, Fina. De Carlos Rubio te recomiendo el libro "El pájaro y la flor", publicado en Alianza, donde trata sobre el haiku en profundidad.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Qué buenos, Antonio. Yo voto porque sí, que sea el embrión. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Paloma. Ojalá "arranque la moto" y el posible libro vaya tomando cuerpo. Ya contaré.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Me encantan los haikus (para mí sin tilde).
    Y me gusta experimentar con mis alumnos. He publicado algunos de ellos en la orilla, y la verdad, la frescura de los chavales (12 años), es una auténtica lección, más allá de métricas y temáticas.

    La luz, muy luminosa, Antonio, me han gustado, y la portada de ese cuadernillo... total, acertadísima!
    Un abrazo!
    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haikus, pues (sin tilde). No cabe duda de que la "mini-estrofa" tiene posibilidades. Me alegra que hayan sido de tu agrado haikus y portada. Mi afición por las mini-ediciones artesanales puede casi tanto como el afán de la escritura.

      Un abrazo.

      Eliminar