Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

jueves, 3 de abril de 2014

Traslado a Paco Castaño mi impresión sobre "De bares y de tumbas" y "La sexta cuerda", del poeta Manuel García*




Ya leí, Paco, las obras
del vate Manuel García:
alta y limpia poesía
que habla de amor y zozobras;
que proyecta un sentimiento
que en la tierra y en el viento
tiene acomodo y raíz;
un provechoso viaje
que nos acerca un paisaje
donde canta el chamariz.

Donde la viola respira
y el vino cura a su modo,
donde los libros son todo,
y la muerte no es mentira;
donde el agua, transparente,
brota, y la luz envolvente,
apenas fugacidad,
en la música restalla;
donde un sorbo de cazalla
acerca la eternidad.

Donde Liszt, Wagner, Tchaikovsky,
Haendel, Bach o Shubert suenan;
donde a su voz se encadenan
claras voces de aquellos qui-
enes que son más cercanos;
donde los ecos arcanos
responden a una razón;
versos, al fin, de un poeta
que más allá de una meta 
escucha su corazón.



* Números 616 y 662 del Catálogo de Poesía Hiperión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario