Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

miércoles, 16 de julio de 2014

Esta ciudad que llaman Estocolmo

[Estocolmo - © A. C. G.]
 



                        Para Carmen, Alba y María,
                        que la descubrieron junto a mí.

Con la mirada a saltos
—de un edificio a otro, de una estatua
al tajamar de un puente, de un viandante
con pinta estrafalaria al callejero
músico de la esquina— me desplazo,
con el asombro a cuestas,
por la ciudad que llaman Estocolmo.
Me sorprende su bella arquitectura,
su sólida armonía, la serena
visión que en los espejos
del agua se sucede. Me sorprende
el continuo fluir de bicicletas,
la lentitud del tiempo que me arropa,
esta paz que respiro
como si fuese centro de algún sueño.
Mientras, la luz desciende. Y en el cielo
una suave paleta de colores
se disuelve sin prisa.

                                       Pronto será de noche,
y la luz que retengo con ansia en mis pupilas
dará paso a otra luz, fingida ahora,
orquestada en farolas y neones.
La ciudad, a su modo, será entonces
otra distinta sin perder su esencia.
Vendrá un silencio casi cartujano
a las calles y plazas; lentamente,
se irá haciendo más sólido el vacío. 
Yo seguiré a mi paso. Descubriendo
esta ciudad que llaman Estocolmo, 
tan distinta y tan lejos de mi vieja ciudad. 

5 comentarios:

  1. Hermoso poema de evocación, Antonio. Dan ganas de salir pitando hacia allá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es mal sitio, Elías. Y más en fechas de calor intenso por estos lares.

      Un "caluroso" abrazo.

      Eliminar
  2. La evocación de un itinerario concreto es siempre un símbolo de otros itinerarios que nos esperan para que prodiguemos pasos y sueños. Viajé contigo, en tus versos. Un abrazo cordial querido amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O, como decía aquella canción, "recordar es volver a vivir". Así vamos, caminando entre tiempos --presente, pasado, futuro...--, y tratando de dar forma al yo cambiante que al andar forjamos. Gracias por compartir viajes.

      Un abrazo, igual de cordial.

      Eliminar
  3. Hacía tiempo que no venía por aquí.
    Me agrada participar de tu serena crónica de viaje. ¡Es tan bonito viajar! Yo disfruto mucho los buenos relatos de los viajeros de todos los tiempos. Asimismo, me gusta narrar mis viajes a otros, cuando vuelvo de uno. Y es que lascrónicas de viaje son una manera de viajar.
    Saludos, y que disfrutes el Sol de Medianoche.

    ResponderEliminar