Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

domingo, 26 de octubre de 2014

Sólo fútbol... por fin



Me da igual el resultado.
Por fin un Barça-Madrid
en el que no se han pegado. 


6 comentarios:

  1. Y además hubo fútbol del bueno, clase media como Isco, Carvajal o Marcelo que desea continuidad en el campo. Disfruté poeta, y hoy tengo la voz como si hubiese explicado la lista de los reyes godos al completo. Sí, sí, sí...esta vez ganó el Madrid. Abrazos futboleros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que eso es lo mejor de todo, que hubo fútbol del bueno; que todos se dedicaron a "trabajar" y no a medir fuerzas a base de malos modos y marrullerías. Hacía tiempo que no se veía un Barça/Madrid (o Madrid/Barça) con tanta clase. Todo un espectáculo. Luego, como guinda, ganaron los nuestros, pero perder en un partido así tampoco debe ser ninguna deshonra.

      Cuida esa voz, que te esperan tus clases (guiño cómplice)

      Abrazos por la escuadra.

      Eliminar
  2. Gran espectáculo, sin duda, que además, tuvo un gesto para la historia (en términos futboleros, claro): el momento en que el joven Isco, algo trotón pero de técnica prodigiosa, le robó la cartera a Mascherano y, sobre todo, al maestro Iniesta, bien podrá ser considerado en el futuro como el instante crucial en que la antorcha del fútbol virtuoso cambió de manos. El tiempo lo dirá. Pero me parece que este partido puede marcar el fin de una historia. Y probablemente el inicio de otra etapa donde la técnica depurada del fútbol-ballet se vea proyectada por la fuerza del fútbol-ciclón. Algún diario calificaba lo exhibido por el Madrid con la no incierta pero algo añeja fórmula de «fútbol total». Yo creo que mejor podría llamarse «Fútbol 3.0» (o «3.1», para ser exactos con los guarismos del origen). Y confío en que no sea el Madrid su único depositario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si estamos ante un cambio de ciclo, ni si el Madrid, a día de hoy y plazo medio, está por encima del Barça: los partidos se inclinan a un lado u otro por pequeños detalles, y no sé cómo hubiera terminado si Casillas no hubiera sido capaz de sacar (¿cómo lo hizo?) el remate de un Messi con todo a favor. Con todo, más que cambio de testigo, yo, insisto, me quedo en que no se vio un partido como los que propiciaba ese entrenador portugués que tan turbiamente abdujo el alma de muchos madridistas, y cuya mala huella aún colea en ocasiones (que se lo pregunten a Casillas, sin ir más lejos). Ver un partido disputado por jugadores con tal técnica y dedicados "sólo" a lo suyo, y no a dar patadas ni a meterse en berenjenales oscuros, ya merece la pena. Me quedo con ello.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. A Mourinho hay que darlo por amortizado, Antonio, que se las apañen con él en Londres (aunque parece que están encantados). Insisto en que la forma de jugar ahora del Madrid, en lo que se va viendo en las últimas semanas, es un salto cualitativo en su estilo de juego. Y como ocurrió con el Barça de Guardiola, es probable que ese nuevo estilo esté empezando a marcar una etapa evolutiva diferente en ese arte de tejer sueños que es el fútbol en sus mejores manifestaciones. Ya sabes que estoy lejos de ser madridista (más de uno me consideraría más bien anti-, aunque sin fundamento) y también que la "filosofía" de Florentino me parece repugnante (aquí creo que coincidimos). Pero lo que el equipo de Ancelotti está poniendo ahora de relieve me parece de muy alta calidad. Y, en gran medida, novedoso: esa mezcla de vertiginosa verticalidad y dominio técnico del centro del campo es como si la mejor Holanda y la mejor Alemania (por recurrir a ejemplos de nuestra juventud) se hubieran fundido en un solo equipo. Y a eso me refiero con lo del cambio de historia que simbólicamente ejemplificaba en el gesto de Isco. No se trata tanto de que vaya a ser el Madrid el que tome el relevo en los triunfos (aunque parece lógico que sea así y en parte ya lo ha hecho), sino que la tan mentada fórmula de tiki-taka, en la que se basaron los triunfos del Barça y de la selección, y a mi juicio los mejores momentos del fútbol reciente, ya no es la única forma plenamente hermosa y efectiva de jugar al balón. Y hasta ahora lo parecía. Y que Isco pudiera ser el abanderado de ese nuevo tiempo abre una vía llena de esperanza para el fútbol español. Por ahí va mi argumento. En cuanto a la mano de Casillas, sin duda fue providencial. ¿Crees que será suficiente para que por fin se vea libre de la ira histérica de los abducidos? Así debería ser, pero quién sabe... En fin, tendríamos que organizar una tertulia futbolera para intercambiar impresiones con más comodidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alfredo, en líneas generales, estoy de acuerdo con tu apreciación, aunque esa filosofía de juego del Madrid actual prefiero ponerla entre paréntesis hasta ver que, efectivamente, se establece como habitual. Por supuesto, en lo referente al exentrenador portugués y al presi, totalmente de acuerdo. No creo que la mano de Casillas le salve de futuras críticas. Por desgracia hay un grupo importante dentro del madridismo que se puso en su contra y con el que, a mi juicio, cuesta razonar: esos abducidos que aún añorarán al que vino a ganarlo todo y se fue trasquilado. Quede en las islas por muchos años.

      Y sí, ese encuentro para hablar de "fúrbol" y lo que se tercie, habría que organizarlo, que ya hace tiempo que no nos sentamos a compartir voz, copa y mantel.

      Un abrazo.

      Eliminar