Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Adiós, amigo (apunte apresurado, a modo de elegía)

[En El Piélago.1971. De espaldas, Rafa]



Un amigo me dice que te has ido.
Un amigo común, de nuestra adolescencia;
de cuando, por la vida, íbamos, sin reparo,
con todo el tiempo nuestro
y toda la alegría.

Recibo su llamada por teléfono
y, dolido, me dice
que te has marchado para siempre,
que llevabas luchando ya hace tiempo
con esa enfermedad impronunciable;
sin posibilidades de futuro.

Y entonces la memoria se desboca
y vienes hasta mí con quince años,
en los días aquellos en que el mundo
comenzaba a surgir para nosotros.
Aliados entonces, compartimos
confidencias, temores, ilusiones,
y nos reíamos de todo,
porque todo, por aquel tiempo,
nos quedaba muy lejos.

Luego la vida continuó su curso
y nos fue separando,
haciendo cada cual nuestro camino;
y apenas sí supimos de nosotros
sino por referencias esporádicas.

Con tu marcha, regreso a esas partidas
de ajedrez, con café, en el Nueva España.
Las que jugábamos entonces
—aprendices del juego—,
y las que repetíamos —de Fisher y de Spassky—
leyendo las jugadas que venían
en la sección de pasatiempos,
quizás de Informaciones.
                                                Y recuerdo,
de pronto y por sorpresa,
mil detalles, anécdotas, viajes,
tu socarronería y tu optimismo...
Y no puedo creer que te hayas ido,
que despidas el año de este modo:
haciéndote ceniza.

Quedas en la memoria, compañero,
mientras tu marcha ensancha, de repente,
un abismo infinito entre nosotros
que no salva, siquiera, la palabra.

Adiós, amigo. Sé
que esta noche las uvas
habrán de ser más ácidas que nunca. 

2 comentarios:

  1. Y quedará también en tu poema, querido Antonio, porque la literatura no es más que una manera de engañar al olvido, de dejar huellas de lo transitorio. Desde el sentir solidario, desde el afecto, un fuerte abrazo y feliz año. La vida sigue. Y nos espera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es,,amigo. Yo creo que vivimos mientras alguien aún nos recuerde, aunque eso, una vez dado el paso al vacío, poco habrá de importarnos. En fin, en cualquier caso, hoy será un fin de año raro, y la memoria de este amigo se mezclará con las campanadas y las uvas, estoy seguro. Gracias por tu apoyo. Un fuerte abrazo.

      Eliminar