Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

viernes, 19 de diciembre de 2014

Meninas (divertimento musical)

[Las Meninas, de Velázquez, 1656   Museo del Prado. Madrid]


Está la puerta abierta.
La luz asoma
y la sala es un lienzo
donde la sombra
da cobijo a las formas
que el aire abriga:
encajes en penumbra,
quietas meninas
y en las paredes
la pátina del tiempo,
marcos y tenues
claroscuros; presencias
que el aire abraza.
Está la puerta abierta:
la luz resbala
al compás de las sombras
escurridizas.
Un espejo: siluetas.
Un perro mira.

4 comentarios:

  1. Es una delicia empezar el día leyendo tus poemas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tan generosas palabras. Con lectores así uno se anima a continuar con la escritura.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Suenan tan bien los acordes de esta especie de pequeño minueto, que no sería extraño que las meninas, y hasta las damas y la dueña, se pusieran a bailarlo, mientras el maestro llevaría suavemente el ritmo con el pincel y los reyes asentirían complacidos... Lo que ya no sé es qué opinaría entonces el mastín, al que la música y el revuelo de la danza acabarían por despertar completamente, si es que no lo ha hecho ya la patadita que le está dando el jodío bufoncillo Nicolasete... Una miniatura deliciosa, Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Alfredo. Mereció la pena sólo por poner en marcha la coreografía que sugieres.

      Un abrazo.

      Eliminar