Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

lunes, 31 de marzo de 2014

Regreso



     Apenas mes y medio después de haber cerrado el chiringuito, no sé si con más fuerzas, vuelvo a la carga: me lo pide el cuerpo y, en este caso, estoy por darle gusto. Ignoro si será fiebre de un día, o si, ojalá, cogeré la velocidad de crucero necesaria como para no volver a dar la espantá, que diría un taurino. 
     En el tiempo que me he mantenido en silencio, no he dejado de asomarme a vuestras casas: unas veces en silencio; otras, dejando constancia de mi paso. Encontrarme en vuestras voces me ha servido para converger en mi propia voz, de modo que leeros ha sido la mejor medicina para mi modorra. Ahora, pienso, me toca a mí. A ello me lanzo. Espero que con cierto acierto.