Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

jueves, 31 de diciembre de 2015

Harto ya de balances e inventarios

[Amanecer tras el Cerro Negro © A. C. G.] 

Dicen que hoy toca hacer balance
y ver aquello que no hicimos,
analizar en qué fallamos,
marcarnos claros objetivos
con que abordar el año nuevo
con estrategias definidas,
pero, no sé... me da pereza;  
yo seguiré viviendo al día.
A lo hecho, pecho, que se dice,
y a apechugar con lo que venga.
Atrás se queda quien conmigo
comparte el tiempo. Mientras, llega
el año nuevo. Caminamos....
Y salga el sol por Antequera. 

Mensaje desde la cocina.

Mi aportación a la cena de esta noche. Reitero el mensaje de la empanada. 

El horizonte



Hoy que pasamos página y miramos al nuevo año, que tenemos justó ahí, me parece buena idea traer esta bella canción de Serrat. Horizonte/Tiempo. Y en ello andamos: 

F E L I Z    2 0 1 6

martes, 29 de diciembre de 2015

Cuentos diminutos, de José Luis Morante

[Imagen de portada extraída por mí, mediante fotografía que no le hace justicia]

            Por fin, tras unos días después de encontrármelos con gran regocijo en mi buzón, presto la debida atención a Cuentos diminutos, número nueve de la colección Cuadernos de Humo, que con tan buena mano gobierna Hilario Barrero desde Nueva York.
            Este número —edición primorosa con ilustraciones del propio Hilario— lo firma José Luis Morante, y en él se recogen, tras un breve prólogo del autor, dieciséis microrrelatos. Textos bellamente escritos, que, como el mismo Morante afirma en el umbral de la obra, son el resultado de una conversación de punto medio entre el verso y la prosa. Así, tras el escenario aparentemente rutinario de lo mostrado, palpita el misterio, inquietud y extrañeza ante hechos y hallazgos cotidianos, ofrecidos al lector con un lenguaje puro, sugerente, cuidado a conciencia. En ocasiones, con frases que son verdaderos versos, endecasílabos perfectos: ...y el tiempo es como el mar, se mueve quieto.
            Estos textos, publicados previamente en el blog del autor, Puentes de papel, adquieren, una vez reunidos, acaso una nueva dimensión, pues, al menos así me ha parecido, los temas tratados —tiempo, literatura, mundo que nos rodea, rutina...— aquí establecen un diálogo interno que realza su singularidad y refuerza la identidad de su significado. Todo ello, para fortalecer el placer lector de cuantos puedan acercarse a estos Cuentos diminutos, que, en realidad, son grandes. Muy grandes. 

sábado, 19 de diciembre de 2015

A propósito de Chirbes



Tengo entre manos La larga marcha, de Rafael Chirbes; lectura pendiente desde hace tiempo, a la que por fin hinco el diente. Aunque aún estoy entrando en contacto con la novela, ya en la pág. 47 leo algo que, más en las fechas en que estamos, da que pensar: España, [...], es un eterno país nocturno e intransigente, cainita, en donde siempre la mitad ocupa por la fuerza el todo y lo pone a su servicio, un miserable país que grita "¡Vivan las caenas!", y saca bajo palio a los tiranos, y usa el nombre de Dios como una pistola con la que disparar sobre el prójimo, y en el que un esperpento sangriento llamado Millán Astray apunta su arma contra Unamuno al grito de "Muera la inteligencia", y donde los obispos bendicen los paredones desportillados por los impactos de las balas y manchados de sangre. Después de la larga guerra y de la terrible noche que la ha seguido, no queda nada que muestre síntomas de vida en España.

viernes, 18 de diciembre de 2015

Exposición en Las Cuevas de Hércules, de Toledo

[Imagen de la exposición subida a Facebook por uno de sus organizadores, Vicente Martín Calderón]


     Esta tarde, rumbo a Toledo para asistir a la inauguración de la exposición organizada por el Grupo Trazo 7 & Cia, en Las Cuevas de Hércules. Como apuntaba aquí, he sido invitado, junto a otros poetas e intérprete musical, a participar en el acto inaugural. Diez minutos, me han dicho que tengo para mí, y todavía no tengo muy claro los poemas que leeré. En todo caso, voy con una sola idea: evitar que los asistentes se aburran a mi costa. Intentaré que así sea.

jueves, 17 de diciembre de 2015

Romance del que busca su voz

[Atardecer en Las Médulas © A. C. G.] 


Buscaba mi propia voz
y mi voz no me encontraba.
En los mensajes del viento,
en la música del agua,
en el son de los caminos,
en la desnudez del alba,
en la página del día,
en la noche emborronada.
Buscaba en los laberintos
que el tiempo, sin cesar, alza,
en los abismos del sueño,
en la vigilia más vasta.
Buscaba mi propia voz
y mi voz no me encontraba.
Y cuando ya no sabía
dónde buscar, la palabra,
transparente, luminosa,
me empujó a mi propia casa,
dentro de mi corazón,
donde la voz aguardaba:
"Aquí estuve, desde siempre,
esperando tu llegada".
Y era el silencio del mundo
viva y clara resonancia. 

miércoles, 16 de diciembre de 2015

Homenaje al poeta Carlos Sahagún

Ayer, en el salón de actos de la Biblioteca José Hierro, de Talavera de la Reina, promovido por el poeta Joaquín Benito de Lucas, quien fuera amigo de Carlos Sahagún desde que ambos coincidieran en la Universidad Complutense de Madrid estudiando filología hispánica, se celebró un acto en recuerdo del poeta alicantino, fallecido el pasado mes de agosto. En él, además de Joaquín, que habló del amigo y del poeta, y contó cómo se conocieron y cómo celebraron juntos la obtención del Premio Adonais por Carlos Sahagún, cuando éste sólo tenía diecinueve años, intervino el Club de Poesía de la Biblioteca, que leyó poemas del autor homenajeado; Pedro Tenorio, quien analizó un par de poemas de Sahagún; y un servidor, para evocar la única vez que coincidí con el poeta de Onil y leer en su honor el poema que más abajo transcribo.

Hay que destacar, así mismo, la coordinación del homenaje por parte de Mercedes Regidor, responsable de la Bibiloteca por delegación de Adoración Manzano, su actual Directora, que no pudo asistir debido a un inoportuno proceso catarral. 

El acto, entrañable, no pudo contar con la presencia de la viuda del poeta, dado que se encuentra pendiente de una intervención quirúrgica, impidiéndole su desplazamiento a Talavera. 

Estoy seguro de que, de alguna forma, la emoción que flotó por la sala y el recogimiento de los oyentes debió de llegarles, tanto a ella, como a Carlos Sahagún, allá donde se encuentre.





EL POETA

  
En soledad, contempla
la realidad del mundo.

Su palabra desvela
lo que otros no entendemos.

Es capaz de expresar
lo que el pudor se calla.

Y capaz de abrazar
la luz más insondable.

En soledad, escribe
para entender la vida.

Para saber quién es,
completo en cada rostro.

Como a todos los hombres
le visita la muerte.

Mas no muere del todo,
pues queda en su palabra. 



lunes, 14 de diciembre de 2015

Exposición del Grupo Trazo 7 & Cia, en Toledo


     El próximo viernes, 18, a las 7 de la tarde, el Grupo Trazo 7 & Cia, inaugura exposición en Las Cuevas de Hércules, en Toledo. Les agradezco la invitación que me han cursado, junto a otros poetas, para participar en dicho acto, al tiempo que os animo, a cuantos os asomáis a esta ventana y tenéis la posibilidad de asistir, a que lo hagáis, convencido de que la muestra expuesta no os defraudará

viernes, 4 de diciembre de 2015

A modo de inventario

[El escritor Émile Verhaeren, pintado por Théo Van Rysselberghe]

Esa oscura tarea en soledad
en pos de transparencia;
esa torpe presencia
que habita la raíz de tu ansiedad;
ese silencio que en la oscuridad
resuena celebrado;
ese espejo que acerca lo olvidado
y confunde mentira con verdad;
ese afán que desborda la escritura,
ese camino a ciegas, ese anhelo,
esa reafirmación y desmesura
con que tocas el cielo
o el infierno —según en qué ocasiones—
son, con su claro amor, tus posesiones.

jueves, 3 de diciembre de 2015

Lectura en Ávila (crónica de una presentación)



         Ayer hacía un día estupendo en Ávila. Con el viento ausente, la temperatura era agradable y el sol iluminaba las murallas, torre y fachadas de la catedral. Carmen pudo acompañarme en esta ocasión y llegamos a la ciudad al mediodía, con margen suficiente para instalarnos, comer y pasear por el centro histórico, disfrutando de la visión de iglesias, palacetes, calles y plazas recoletas. A las ocho de la tarde —aquí quedó dicho— presentaba en El Episcopio Para saber de mí, y lo hacía acompañado por los poetas José María Muñoz Quirós y Pepe Pulido. El acto, además, estuvo amenizado por el Dúo Euterpe, compuesto por dos jóvenes estudiantes de música, que interpretaron obras clásicas y modernas con la curiosa combinación de un violonchelo y una guitarra.
         La sala estuvo prácticamente llena y yo me sentí muy a gusto compartiendo con el auditorio una amplia muestra del libro. Tras responder a diversas preguntas del público y cerrar con un poema inédito, se dio por acabado el acto y vino la segunda parte: esa larga charla, posterior, con una cerveza o un vinito de por medio, en la que literatura y amistad priman sobre cualquier otro asunto de actualidad que, a veces sin quererlo, también se cuela en la conversación.

         Esta mañana continuaba el mismo espléndido sol de ayer, de modo que, antes de tomar el camino de vuelta, hemos decidido dar un buen paseo por la ciudad de Santa Teresa e, incluso, nos ha dado tiempo a visitar el Museo de Ávila, sito en la Casa de los Deanes, construcción del XVI donde puede contemplarse una amplia muestra de restos arqueológicos, artes populares y bellas artes. Tras ello, de vuelta a casa, satisfecho con el resultado del viaje y agradecido a José María, Pepe y el resto de los amigos que nos fueron presentados, por las atenciones recibidas durante nuestra estancia. Quede, pues, aquí también constancia de ello. 

martes, 1 de diciembre de 2015

Lectura en Ávila

[Vista de El Episcopio]

     Mañana, 2 de diciembre, a las 20 h., en El Episcopio, de Ávila, invitado por mis amigos, los poetas José María Muñoz Quirós y José Pulido, presentaré mi último libro, Para saber de mí, y leeré otros poemas inéditos. Quedáis invitados cuantos podáis asomaros a esta bitácora y os pille a mano. Estoy seguro de que pasaremos un buen rato. 

miércoles, 18 de noviembre de 2015

Una mirada que se compromete, de Francisco Castaño


Mañana, día 19, a las 19,30 h., en el salón de actos de la U.N.E.D., en Talavera, se presentará el último poemario de Francisco Castaño, Una mirada que se compromete, décimo cuarto libro del autor en Hiperión, quien estará acompañado por Enrique Martínez de la Casa, Director de la U.N.E.D. en Talavera. 

En la contraportada del libro se apunta: Como cualquier persona que se quiera a sí misma para mejor querer a los demás, el poeta no puede ser ajeno ni a lo que ocurre a nuestro alrededor, ni a la herencia de pautas de conducta, de saberes y normas, de leyes y costumbres, que imponen --con el único afán de mantenernos uncidos a su yugo-- fe, prejuicio, poder, desidia y hábito. Tanto en el ámbito de la comunidad de ciudadanos y los asuntos públicos, como en el amistoso y familiar que atañe a nuestra vida cotidiana. 

Horadar los cimientos de esa herencia, hallar las grietas, para hurgar en ellas, de este aciago presente, es la --¿estéril?-- tarea de estos versos. 

Nadie a quien le guste la poesía y pueda acercarse a esta presentación debería perdérsela. Avisado queda. 

viernes, 6 de noviembre de 2015

Crónica de un resfriado (broma en dodecasílabos)

[Imagen tomada de aquí]

Como cada año vienen a por mí.
A veces irrumpen pasado el otoño,
apenas invierno. Otras me visitan
cuando, de los árboles, ya se caen las hojas.
Pero no perdonan su campaña. Llegan
y sus fieras hordas toman mi garganta;
sin piedad alguna, saltan a mis ojos;
rinden mis oídos, sitian mi nariz.
Y así, prisionero de sus malas artes,               
plantan sus enseñas los perversos virus
en este mi cuerpo, que ante ellos claudica.
Para combatirlos, tiro de tisanas,
de zumos de cítricos y mucha paciencia.
Y me reconquisto con la primavera.

lunes, 26 de octubre de 2015

Lectura de Luis Alberto de Cuenca en Talavera


Esta tarde, en el salón de actos de la U.N.E.D., en Talavera, lectura de Luis Alberto de Cuenca, presentado por Francisco Castaño. Cuantos gusten de la Poesía y tengan oportunidad de acudir no pueden perderse este evento. No lo dudéis. A las 19,30 h.

martes, 20 de octubre de 2015

Haciendo patria (chica)





     Siempre es un placer, cuando se viaja, encontrarse con detalles que le devuelven a uno a su ciudad. En Cádiz dimos con este hermoso panel de cerámica, obra de Ruiz de Luna, de 1926. Inconfundibles su orla y colores renacentistas.

lunes, 19 de octubre de 2015

Leído en Cádiz

[© A. C. G.] 

Desde el pasado jueves he estado por tierras gaditanas. Me llamó la atención el cartel que comparto, prueba de que el idioma es un ente vivo. (O eso dicen). 

domingo, 18 de octubre de 2015

De ti


Tu mirada construye cada día
un alto monumento a la ternura.
                          
Tus manos traen el pan
y alimentan mis sueños.

Si bebo de tus labios
sacio la sed de todos mis veranos.

En tu sonrisa cantan
los libres ruiseñores de sotos y alamedas.

Sin embargo, de ti, lo que me hechiza,
es tu limpio silencio:
ese vuelo de amor, tan música silente.

sábado, 17 de octubre de 2015

De vuelta a la guitarra



Vuelvo a tener tu cuerpo de madera
entre mis brazos. Siento
tu suavidad, la curva de tus formas
y ese timbre tan puro
que viene a responderme si te pulso.
Guitarra, compañera
en tiempo adolescente, me trasladas
hasta el joven que fui, mientras mis dedos
arpegian por tus cuerdas
y buscan el lugar que tú conoces,
ese remanso puro donde habitan
los sueños no cumplidos
y aquella rebeldía prisionera
en el ruido del tiempo y su rubor.

viernes, 16 de octubre de 2015

Paisajes

[© Vicente Martín Calderón]


Una ciudad, un río,
un parque... la mirada
oculta en aquel niño
que a veces me acompaña.

Una ciudad, un barrio,
el miedo a las palabras;
la calle medio a oscuras;
la vida amodorrada.

Un reloj, una radio,
El Parte, una ventana;
un tiempo que es de plomo,
un sueño que es de plata.

Un ayer: mi memoria;
un rumor: mi mañana;
el dolor, lo perdido...;
al fondo la esperanza.



jueves, 15 de octubre de 2015

Peaje

[Imagen tomada de https://monicamartin.wordpress.com/2012/04/28/pescatero-de-cafe/]


            Aún faltan unas horas para que amanezca y el insomnio le tiene en jaque desde hace rato. Por más que cambia de postura —a izquierda, a derecha, de espaldas, bocabajo— el sueño se empecina en no llegar. De cuando en cuando oye el ruido de un motor en la calle, el ladrido de un perro, las voces de algún trasnochador. Y, mientras tanto, la cabeza dándole vueltas a todo, sin orden ni concierto; saltando de un tema a otro sin transición ni sentido. Cuando la angustia comienza a ser realmente insoportable, sin llamarle, sin esperarlo, un verso se le muestra transparente; un verso, el comienzo de un poema que habrá de construir desde ese regalo de los dioses. Se levantaría sin dilación para escribirlo, para escribir, pero teme despertar a su esposa, que, junto a él, acompasa su respiración a una sosegada profundidad. Una y otra vez repite esas palabras para no olvidarlas: en verdad son bellas, se dice. Las repite, repite, repite... Y entonces, derrotado por el cansancio, siente que todo su ser se relaja y adentra en la más agradable lasitud. Así, termina por sumergirse en un lago sereno, hospitalario, donde se balancea leve y libre. Como peaje, sin embargo, olvidará la belleza de ese endecasílabo que jamás trasladará al papel.


miércoles, 14 de octubre de 2015

Donde no es "allí" ni "dónde"

[© Romeral]

Donde nada es azar ni geometría,
en el jardín cerrado de la muerte,
reposarán un día
los restos cardinales de mi suerte.

Allí, donde el olvido
—labio de cal, rumor de caracolas—
será la única forma de latido
en ese oscuro mar, huérfano de olas.

Ese lugar ignoto que me espera
desde el nacer de mi respiración,
océano y frontera,
convive con mi propia condición.

Geometría ni azar,
ni voz, ni luz, ni adverbio de lugar.

martes, 13 de octubre de 2015

Ayer y ahora

[© Romeral]

Era una sombra a la deriva
por los torbellinos del tiempo,
sin más futuro que mis ojos
diluyéndose en el silencio.

Era los restos de un naufragio
multiplicado en los espejos
de mi dolor enamorado,
mendigo siempre de otros fuegos.

Era una sombra y, de repente,
me vi bañado en luz, pues era
tu propia luz mi paraíso.

Lo que era ayer no soy, que tengo
en tus manos el mundo abierto,
en compartida claridad.


lunes, 12 de octubre de 2015

Con permiso de Don Jorge (Manrique, por supuesto)



Con la pluma, ante el papel,
con cautelosa osadía,
me desnudo.
Yo soy tú, y a veces él,
al escribir poesía,
donde acudo

para poder explicarme
lo que no sabría hacer
de otra forma.
Palabra para salvarme
de la levedad del ser,
como norma.

Escribir para acotar
la infinitud con palabras
bienhechoras.
Para soñar y tratar
de aplicar abracadabras
a las horas.

No me preguntéis por qué
escribo desde que escribo;
qué me mueve.
Creo a veces que lo sé:
acaso por saber vivo
lo que es breve.

Por fijar el tiempo a mí,
por detener lo fugaz,
por deseo.
Por rescatar cuanto fui
y en la memoria feraz
aún recreo.

Cuerpo de papel y pluma,
rima, estrofa o verso blanco
mi reflejo
es el verbo donde suma
el silencio, exacto y franco, 
de mi espejo.

domingo, 11 de octubre de 2015

Ante unos versos que otro que fui mostró

[Imagen tomada de myfiveromances.wordpress.com]


Soy en cuanto respiro y cuanto toco,
en el instante mismo en que me advierto
completo en mí, y lejos de ese mismo
que hace un instante fui, de aquel que un día
escribiera poemas con mi nombre.
En el que toca ahora este papel
y en el que escribe, 
con letra desigual, un verso, habito. 
Pero dudo de aquel
que firmara palabras malheridas,
de aquel que anticipase a quien, ahora,
sale a la vida y canta,
y goza de la luz y del silencio.
Soy quien soy, pero admito
que sin aquel que antaño me habitara
no hubiera sido hoy. Por eso acepto
aquellos versos que son para olvidar,
y que me nombran. 

sábado, 10 de octubre de 2015

Oda al paralelepípedo (broma rimada)

[© C. E. L.] 


Me desperté frenético y hermético,
y, de pronto, la musa más infusa
que entró por mi ventana esa mañana,
me dijo: "Poeta alípedo,
escribe un canto al paralelepípedo."
Sintiéndome con alas,
me dije: por las buenas o las malas
escribiré ese canto,
pues tal poliedro invita con su encanto.
Y allá que me lancé de una manera
estética, patética y ligera:
Oh, paralelepípedo que habitas
en las estanterías y en las fosas,
en el terrón de azúcar, en las losas,
en tantos rascacielos, en cajitas
de cerillas lejanas de la infancia;
te admiro porque tienes tu importancia,
y por eso te canto en esta oda
ajena a la vanguardia y a la moda.
Yo te canto, poliedro tartamudo,
porque me viene en gana. Y soy consciente,
de que el cantar así es una imprudente
manera de versar. Mas verso y mudo
en el hallazgo de la consonante,
y vuelvo a tu perfil de delineante
preciso y calculado.
Oh, paralelepípedo callado
que te muestras en libros y maletas,
abandono por ti todas las tretas,
y, ajeno a la opinión de los estetas,
dejo estos versos, que ni dos pesetas
valen en realidad. Punto final.
Leído y releído, divertido,
sí, no, quizá, tal vez, fijo patético,
sin hacer bien ni mal, 
firmo, sello, rubrico, y, cibernético,
doy salida a este juego antipoético.

viernes, 9 de octubre de 2015

Guitarra y soledad


Guitarra y soledad. Unos acordes
pulsados al azar. Sabor a olvido.
Todo por espantar esa tristeza
que se posa en las manos con la tarde,
cuando la luz se agota de sí misma,
y yo no soy capaz de un solo verso.
Guitarra y soledad. Por un instante,
el rostro de la mar y un pensamiento
que se alza al prado azul de las gaviotas.
Y la noche que llega, inexorable.

jueves, 8 de octubre de 2015

Ante el espejo

René Magritte: La reproduction interdite (1937)


A deshoras desciendo
a los sótanos fríos
en los que aguardo a solas
mi llegada. Me miro
—nos miramos— y pienso
que ese desconocido
que viene hasta mi encuentro
no sabe que yo mismo
habito en sus preguntas
como él lo hace en mis signos,
sin que los dos sepamos
que somos como un río
que fluye sin saberse
desde el mismo principio
en que su piel de agua
empezó a abrir camino.
Así, por un instante,
observo sorprendido
que sostengo la sombra
de mi propio enemigo.

miércoles, 7 de octubre de 2015

Sesión de cine en noche de verano


Estoy en aquel cine de verano
cuando acerco esa noche a este soneto:
el cielo está estrellado, el viento quieto,
y me lleva mi padre de la mano.

Hoy la doble sesión es tolerada:
un wéstern de John Wayne y una de risa,
de los Hermanos Marx. (Un timbre avisa
de que va a dar comienzo la velada.)

Pero antes de asomar ningún cuatrero
a la pantalla, salta el Noticiero
Documental, con Franco a la cabeza.

Aquel niño que soy mira impaciente
a Franco, a Gento, a Bienvenida, a gente
que desfila y le llena de extrañeza.

(El león de la Metro y su rugido
dan a la noche, al fin, otro sentido.)

martes, 6 de octubre de 2015

Ovillejo (juego final de Le Cahier de Belgique)

                                                                                                                        © C. E. L.



—¿Una ciudad elegante?
                                          —¡Gante!
—¿Un paisaje que aún te embruja?
                                          —¡Brujas!
—¿Un escenario que anhelas?
                                          —¡Bruselas!

—Es por eso que si vuelas
con ganas de disfrutar
volverás a visitar
Gante, Brujas y Bruselas.




—¿Otro sitio que sugieres?
                                          —¡Amberes!
—¿Algo que recomendar?
                                          —¡Su mar!
—¿Otra cosa en tu cabeza?
                                          —¡Cerveza!

—Pues a caminar empieza
añadiendo a tu ilusión
esta tríada razón:
Amberes, mar y cerveza.

lunes, 5 de octubre de 2015

Vuelo de vuelta

                                                                                                                        © C. E. L.

Coincide el atardecer
con el vuelo de regreso,
y la luz, puro embeleso,
multiplica su quehacer;
con infinitos matices
hila fugaces tapices
en un cielo azul-violeta.
Apenas alienta el día
cuando nuestra travesía
vuelve al origen: su meta.

domingo, 4 de octubre de 2015

Place d' Espagne (Ville de Bruxelles)

  

                 
Desde nuestro ventanal
se ve la Plaza de España.

En el centro de Bruselas,
habitan en esta plaza,
extraviados en el tiempo,
Don Quijote y Sancho Panza.

Don Alonso, en Rocinante,
con lanza en ristre, y al lado,
Sancho, su fiel escudero,
en borrico cabalgando. 


                                                       
Desde nuestro ventanal
se ve la Plaza de España.

La gente pasa sin ver
a quienes por aquí pasan:
pasan la tarde y el viento,
la llovizna, la mañana...

Béla Bartók, alto y digno,
también se asoma la plaza.
Inmóvil, bajo su abrigo,
¿madurará una sonata?

Desde nuestro ventanal
se ve la Plaza de España.   


©  de ambas fotografías: C. E. L.