Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

sábado, 28 de febrero de 2015

Crónica Bizantina (5)

[© C. E. L.]

            Caminamos en grupo. De repente, un hombre joven nos aborda: Hola, soy Alberto, recepción del hotel. ¿Adónde vais? Buscamos un lugar para comer, responde alguien. Y entonces él nos indica el que dice ser el mejor sitio de Estambul. No muy lejos, muy bueno, barato. Gesticula y señala: recto, a la izquierda, más allá, dos calles... Después se aleja y nosotros seguimos a lo nuestro. ¿Le habéis visto en el hotel?, pregunta alguno. Me parece que no, alguien confirma. 

4 comentarios:

  1. La vida al paso nos llena de invitaciones desconocidas, de senderos para explorar en los que siempre se cobija la inquietud. Caminos rectos, querido Antonio, y conocidos; también en Estambul... Un fuerte abrazo, caminante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, José Luis. Y nos toca a nosotros aceptarlas o no, elegir éste o aquel camino: abriendo puertas, cerrando otras... Y mientras, la vida pasa.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Pues como la cosa va de "caminos" es bueno recordar a robert Frost y "El camino no tomado" que no te llevaba a un restaurante, sino a una cuestión moral. (Si os interesa y no lo encontráis os puedo poner mi traducción. Fue, curiosamente, uno de los primeros poemas que traduje. Y mira que ha llovido¡) y perdón por el autobombo. Hilario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Autobombo perdonado, Hilario (guiño cómplice). Aguardo el poema con interés, seguro de su productiva lectura.

      Un abrazo.

      Eliminar