Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

miércoles, 11 de marzo de 2015

Crónica Bizantina (16)

[© Paco Brasero] 


En el Café de Pierre Lotti la vida
parece suceder en otro tiempo:
reina la paz en sus salones, donde
los parroquianos beben té y musitan.
Los del grupo, con risas y con bromas,
quebrantamos el cálido silencio
y nos acomodamos en los bancos
corridos que se adosan a sus muros.
Un gato, que dormita en uno de ellos,
bufa y maúlla al intentar moverlo.


2 comentarios:

  1. En vacaciones, siempre la existencia discurre en otro tiempo, hecho de minutos atentos y cuerpos serenos. Hasta los gatos se contagian, querido poeta. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, José Luis. Aunque aquí, el que realmente estaba de vacaciones era el gato.

      Otro abrazo para ti.

      Eliminar