Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

domingo, 15 de marzo de 2015

Crónica Bizantina (20)

[© C. E. L.] 

Si Estambul, en sí mismo, es todo un mundo,
el Gran Bazar conforma otro universo:
calles y calles que se cruzan, tiendas,
cafetines, alfombras, mercachifles,
lámparas, paños, joyas, suvenires,
arcadas, fuentes, bancos, avenidas,
turistas que se muestran desde lejos,
mercaderes dispuestos al engaño:
«Tú mirar, tú mirar... ¿Cuánto me ofreces..?»,
prestos para iniciar el regateo.

2 comentarios:

  1. Me gusta tu blog Antonio, me gusta tu foto y me gusta tu poema/crónica de un sitio que sólo conozco en fotos y en documentales pero que tú nos acercas un poco más. Me gusta. Te sigo.
    Gracias y saludos!
    Sandra Sánchez

    ResponderEliminar
  2. Celebro que te gusten blog, foto, poema/crónica..., y que mi voz te acerque a esa ciudad tan llena de contrastes como es Estambul. Celebro que te guste y celebro que así lo manifiestes, pues comentarios como el tuyo ayudan a seguir, a no descuidar lo que decimos, a intentar mejorar. Sandra, aquí siempre están las puertas abiertas. Bienvenida. Gracias.

    ResponderEliminar