Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

martes, 17 de marzo de 2015

Crónica Bizantina (21)

[© A. C. G.] 

            Durante toda la noche cae la nieve. Así, cuando la voz del almuédano, antes de amanecer, convoca a la oración y despertamos, podemos observar la calle blanca, aún limpia de pisadas, bella, poderosamente amenazadora.
            Sin embargo, llegamos al aeropuerto sin incidencia alguna. Hay poco tráfico y la nieve continúa cayendo. Vemos alguna que otra máquina esforzándose en limpiar la autovía: gesto apenas perceptible, al son de la tormenta.

            Y nuestro temor se cumple: vuelo suspendido. Comienza la epopeya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario