Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

martes, 24 de marzo de 2015

Crónica Bizantina (26)

[© A. C. G.] 

«Tú mirar, tú mirar... ¿Cuánto me ofreces..?»
«No queremos comprar. Gracias. » «No. ¿Cuánto?
Primera calidad. Barato. Mira.
No encontrarás mejor todo Bazar
—Chapurrean español—. Barça. Madrid.
Messi, Neymar, Ronaldo... Mira... Bueno.
Tú, cuánto pagarías. ¿Euros? ¿Liras?
No imitación. Garantizado. ¿Cuánto? »
(Por escapar de allí, damos un precio.
Su mirada se torna fulminante.)

2 comentarios:

  1. Ese regateo tan típico del bazar a mí me ponía de los nervios; siempre tienes la sensación de estafa. De víctima propiciatoria para la imitación y el espejismo. El poema lo sabe y se hace valor y precio. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, esa es la sensación común que nos invade a todos: la de víctima propiciatoria. Y siempre con la sensación de que, rebajen lo que rebajen, te acaban engañando. Nosotros "trillamos" el Bazar, buena parte del tiempo, por comodidad, dado cómo estaban las calles con el deshielo; disfrutábamos de la arquitectura y el dédalo que es, pero en cuanto nos parábamos un momento a observar cualquier detalle, ¡zas!, ahí que andaban proponiéndote el regateo de marras. Y muchos, en cuanto calaban que éramos españoles, con el fútbol por delante.

      Un abrazo.

      Eliminar