Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

lunes, 16 de marzo de 2015

Crónica de una visita a "Centrifugados"


            Entre el pasado viernes, día 13 y hasta ayer, 15 de marzo, se ha celebrado en el Mercado de Abastos de Plasencia CENTRIFUGADOS, "Primer encuentro de literatura periférica", propiciado por el tesón y buen hacer del poeta José María Cumbreño.
            El sábado aproveché para acercarme a ver qué se cocía por allí y, sobre todo, con la intención de saludar y pasar un buen rato con los amigos Elías Moro, Luis Felipe Comendador, Antonio Rubio...; eso sí, iba limitado porque a las siete de la tarde debía estar de vuelta en Talavera por motivos que no vienen el caso. O sea, que había que aprovechar bien el tiempo. Y a fe que lo hice.
            Llegué a la ciudad a eso de las once y media. Aparqué el coche a poca distancia del Mercado y por la primera puerta que vi, entré en él. A un lado y otro, puestos de pesca, carne, fruta... Buenos días. Buenos días... (saludos con los tenderos a lo largo del pasillo). Durante el recorrido me encuentro con otras dos personas que, por las trazas, deduzco que van a donde voy. ¿También a Centrifugados?, les digo. También, me responden.
            En ésas, alguien nos indica que para acceder al gran salón donde se celebra el encuentro debemos salir del edificio y entrar por otra calle. Así lo hacemos. Unos cuantos peldaños y estaremos en este sancta sanctorum de la palabra durante tres días. De pronto, a mi espalda, una voz rotunda grita mi nombre. Me vuelvo y allí, a pocos metros, la primera alegría de la mañana: Elías y Luis Felipe compartiendo charla, coca-cola y café. Abrazos, saludos, y... adentro. Comienza el peregrinaje, contemplación y disfrute por los tenderetes de las distintas editoriales: La Luna de Mérida, La Isla de Siltolá, SBQ Solidario, Ediciones Liliputienses, Estugraf Impresores, A. C. Letras Cascabeleras, Ártese quien pueda Ediciones... Conozco personalmente a Marino González Montero y a Chema Cumbreño, y saludo a Antonio Gómez, a quien le recuerdo que nos vimos en una ocasión en Mérida, allá por el 84 u 85, cuando él editaba la colección Arco Iris, a la que me suscribí. Y el encuentro, afectuoso siempre, con Antonio Rubio. Café compartido con él en La Puerta de Tannhäuser y la sorpresa de tropezarnos allí con Maica (imperdonable mi despiste al no reconocerla), su hermana y Pedro Ojeda. Charla cálida, amena, acorde con el escenario de esta librería-café, tan bien montada y atenta siempre a novedades y lanzamientos editoriales. Vuelta al punto de encuentro. Lectura de la poeta argentina Irene Gruss. Impagable el haber podido escucharla recitar sus versos, a pesar del runrún de fondo (lástima las condiciones acústicas del local) que, en ocasiones, pareció desconcentrarla también a ella.
            A continuación, almuerzo. Y café en la plaza. La tarde soleada y agradable, propicia a la conversación. A las 17,30 h., el Taller de tuneo de libros impartido por Luis Felipe, que lleva varias muestras de tan curiosa tarea, a cual más interesante. Después vendrá la intervención de Juan Carlos Mestre, Jordi Doce... Y terminada la programación del día, imagino, continuará la fiesta entre cañas y charla: mucha charla; acaso, también, muchas cañas... Sin embargo, yo debo pensar en el regreso. Me despido de todos y tomo el camino de vuelta, cargado de libros y de afectos; convencido de que la poesía, a pesar de lo que muchos imaginen, sigue viva. Y aunque es muy probable que no sea un arma cargada de futuro, como asegurara Celaya, sí continúa siendo lugar de encuentro y mediadora de gozos y amistad.  

3 comentarios:

  1. Un placer reconocerte en un lugar que me trae buenos recuerdos y poder compartir un café contigo....poeta!.

    ResponderEliminar
  2. Un placer conocerte y compartir un café con tan buena compañía. Que se repita pronto.

    ResponderEliminar
  3. Maica, Pedro, el encuentro con vosotros, aun con mi lapsus imperdonable, fue de las sorpresas más agradables del día. Ojalá como dices, Pedro, se repita pronto. Y con más tiempo para la conversación y la amistad.

    Un abrazo a ambos.

    ResponderEliminar