Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

viernes, 27 de marzo de 2015

Una música antigua



Con asombro, constato
que del patio de luces se levanta
una música antigua.
Me detengo a escucharla, mientras entra
por las rendijas de mi casa.
De repente, se vuelve familiar,
y desprovista
de cualquier majestad se me acurruca
cerca del corazón.
(Una vez más es Bach el que me salva
del ruido con que el mundo
construye la ciudad cada mañana.)


2 comentarios:

  1. Bendita, preciosa, mágica la música de Bach, que compensa el ruido del mundo.
    Gracias, Antonio, por tu emotivo y agradecido homenaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, tocayo, por tu visita y generosidad.

      Un abrazo.

      Eliminar