Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

lunes, 17 de agosto de 2015

Lectura en Candelario


   Regresamos ayer de la lectura de Candelario henchidos de gozo, cargados de amistad, más contentos que unas castañuelas, que decíamos de niños. El Museo Chacinero fue el escenario ideal para acoger nuestros versos (los de Paco y los míos, claro), y nosotros nos sentimos muy a gusto, realmente entre amigos, arropados por la complicidad que surgió desde el primer momento con los asistentes.

   El acto, organizado por el Ayuntamiento de Candelario y coordinado por Luis Felipe Comendador, ha sido el primero de los que se programarán en próximos meses para acercar a este bello pueblo salmantino una variada muestra de la poesía que actualmente se escribe en nuestro país; algo que en estos tiempos, con la que tienen los Ayuntamientos encima, es digno de elogio y agradecimiento.

   A título personal, el hecho de la lectura propició un entrañable encuentro y mayúscula sorpresa, pues, cruzándose media España, se presentaron en Candelario Aladetrés y Don Pepote, o, lo que es igual, Pilar y Carlos, dos personas con quienes mantengo contacto a través de internet desde los últimos años del siglo XX, cuando coincidimos en el foro de sonetos de Poesía.com, página a la que me he referido en multitud de ocasiones en este blog, pero a quienes no conocía personalmente. Su asistencia fue otro gozo más que añadir a la tarde.

   Como muestra del evento queda arriba vídeo con un fragmento de la lectura, no muy profesional pero sí lo suficientemente ilustrativo. 

6 comentarios:

  1. ¡Pero ese Paco es un gamberro, querido Antonio! ¡Cuánto me alegro de esa complicidad! Bien se ve que estuvisteis a gustito alrededor de la chacina y los amigos. Gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si yo te contara, Elías... Ten por seguro de que a su lado no te aburres.
      Todo el fin de semana fue un auténtico disfrute, bien rodeados de buena gente, con nuestro amigo Luis Felipe, siempre genial. Y claro, de la chacina, ni te cuento...

      Otro gran abrazo para ti.

      Eliminar
  2. Fue un placer escucharte y volver a verte. Qué buen dúo poético hacéis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer fue mutuo, Pedro. El día resultó redondo por completo (y más, incluso). Además, el escenario de la lectura se presta que ni pintado a la complicidad.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Me ha encantado oíros recitar, que pena que el trocito se hace muy corto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rita. Ya sabes: lo bueno si breve... (guiño cómplice).

      Un abrazo.

      Eliminar