Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

lunes, 21 de septiembre de 2015

Atomium

                                                                                                                        © C. E. L.


Metálica estructura que a lo lejos
se recorta rotunda contra el cielo;
acero suspendido sobre el suelo,
dédalo mineral que engendra espejos.

De cerca,  mastodóntico tinglado
que alberga actividad en su interior.
Representa un cristal de hierro por
un número brutal multiplicado.

A su lado hay un parque y paseamos,
aunque las nubes amenacen lluvia.
La tarde, que olvidó su luz más rubia,
ensaya tonos grises que ignoramos.

Y dejamos constancia de este día
en el fulgor de la fotografía. 

2 comentarios:

  1. En cada viaje siempre hay dos huecos, uno para las fotografías, tenaz certidumbre del viajero de paso, y otro para las palabras que hacen del recorrido permanencia. Feliz concordancia entre versos e imagen. Un gran abrazo, poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien lo apuntas, amigo: fotografía (con las cámaras actuales, siempre demasiadas) y palabra. Afán por fijar el tiempo más allá de la memoria y la retina. La mayor de las veces, intentos vanos...

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar