Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Contigo de la mano por la ciudad de Brujas

                                                                                                                        © C. E. L.


Pasear y perderse por la ciudad de Brujas
contigo de la mano es vivir en un cuento.
Navegar sus canales y darse a la sorpresa
de una casa, un palacio, una torre, un jardín,
es un gozo impagable. Así hemos transitado
por la ciudad, sedientos de calma y armonía;
así hemos compartido otra luz en nosotros
y este rincón perdido en un lugar del tiempo
que, más allá del tiempo, permanece y renace
con cada amanecer, con cada asombro.

Sin prisa, y con los ojos como una polaroid,
recorrimos las calles de esta ciudad antigua,
ya nuestra en la memoria para siempre. De modo
que en la iconografía de villas visitadas
contigo, representa —junto a Praga, París,
Edimburgo, Santiago, Londres y algunas otras—
un lugar obligado al que volver un día,
un fragmento de edén donde asentar los sueños:
rincón sentimental donde la vida alienta
con una transparencia que en realidad no tiene. 



4 comentarios:

  1. [Aunque en silencio y en medio de la ciclogénesis laboral, sigo complacido estos versiapuntes ilustrados de vuestro periplo belga. Que no decaiga. Abrazos.]

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En algún sitio dejó dicho Lorca que el poema era la narración del viaje. Salvando las distancias, el viaje es una buena excusa para darse al poema. Y en esas andamos en estos días, con las vivencias aún a flor de piel. He supuesto por tu actividad (baja) en La Posada que ya andabas de lleno en el tráfago laboral, que, por lo que me cuenta mi hija, anda embrollada. A ver si hay opción de vernos algún día que visitéis el pueblo para charlar con más calma. Hasta entonces, un fuerte abrazo para "todas".

      Eliminar
  2. Fe de erratas: donde dice "embrollada" debe decir "embrollado" (lapsusm, oiga)

    ResponderEliminar
  3. Fe de erratas dos: lapsus (sin la m, que se me fue junto a la coma) (guiño cómplice)

    ResponderEliminar