Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

domingo, 27 de septiembre de 2015

Las bicicletas

                                                                                                                © C. E. L.



Se amontonan aparcadas
en el parque. Me imagino
que harán de nuevo camino
cuando acaban las jornadas.
Junto a la estación del tren
conforman un gran retén
a la espera del jinete
que ha de surcar cada día
una doble travesía
al afán que le compete. 

2 comentarios:

  1. Vaya, poeta, aquí el panorama tiene un aspecto marcial; vaya ejército esperando jinetes. Qué foto más chula. Y el poema en tu línea de escritura feliz, aliñando emoción y pensamiento. Gracias por tus versos, Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por cerrar el círculo del poema.
      Sí tienen estas bicicletas un aspecto como de parada militar. A mí, personalmente, me da envidia la conciencia medioambiental de estos países. Luego, claro, el buen servicio de trenes ayuda a esta forma de transitar: de casa a la estación, en tren al trabajo y, a la vuelta, deshacer el camino.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar