Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

sábado, 10 de octubre de 2015

Oda al paralelepípedo (broma rimada)

[© C. E. L.] 


Me desperté frenético y hermético,
y, de pronto, la musa más infusa
que entró por mi ventana esa mañana,
me dijo: "Poeta alípedo,
escribe un canto al paralelepípedo."
Sintiéndome con alas,
me dije: por las buenas o las malas
escribiré ese canto,
pues tal poliedro invita con su encanto.
Y allá que me lancé de una manera
estética, patética y ligera:
Oh, paralelepípedo que habitas
en las estanterías y en las fosas,
en el terrón de azúcar, en las losas,
en tantos rascacielos, en cajitas
de cerillas lejanas de la infancia;
te admiro porque tienes tu importancia,
y por eso te canto en esta oda
ajena a la vanguardia y a la moda.
Yo te canto, poliedro tartamudo,
porque me viene en gana. Y soy consciente,
de que el cantar así es una imprudente
manera de versar. Mas verso y mudo
en el hallazgo de la consonante,
y vuelvo a tu perfil de delineante
preciso y calculado.
Oh, paralelepípedo callado
que te muestras en libros y maletas,
abandono por ti todas las tretas,
y, ajeno a la opinión de los estetas,
dejo estos versos, que ni dos pesetas
valen en realidad. Punto final.
Leído y releído, divertido,
sí, no, quizá, tal vez, fijo patético,
sin hacer bien ni mal, 
firmo, sello, rubrico, y, cibernético,
doy salida a este juego antipoético.

2 comentarios:

  1. Querido Antonio: buenísima oda; Neruda se estará corroyendo de la envidia. Y ahora que estás "lanzao", te lanzo un reto: un soneto (vaya, un pareado) al dodecaedro. Abrazo geométrico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Es digno de un soneto algún poliedro?,
      pienso, ante el reto que me lanza Elías.
      Y como soy propenso a cortesías,
      tomo los mimbres del dodecaedro.

      Aun a riesgo de dar en el desmedro
      de tal estrofa y sus fisonomías,
      las doce caras son doce ordalías
      para el ingenio con que rimo y medro

      para mi condición de sonetero.
      Y así devano este poema huero,
      geométricopueril y, casi, osado,

      cantándole al poliedro, aunque, en el fondo,
      con los versos, Elías, que respondo,
      canto al soneto y su ancestral legado.

      Abrazo en espiral (por cambiar de formas)

      Eliminar