Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

viernes, 6 de noviembre de 2015

Crónica de un resfriado (broma en dodecasílabos)

[Imagen tomada de aquí]

Como cada año vienen a por mí.
A veces irrumpen pasado el otoño,
apenas invierno. Otras me visitan
cuando, de los árboles, ya se caen las hojas.
Pero no perdonan su campaña. Llegan
y sus fieras hordas toman mi garganta;
sin piedad alguna, saltan a mis ojos;
rinden mis oídos, sitian mi nariz.
Y así, prisionero de sus malas artes,               
plantan sus enseñas los perversos virus
en este mi cuerpo, que ante ellos claudica.
Para combatirlos, tiro de tisanas,
de zumos de cítricos y mucha paciencia.
Y me reconquisto con la primavera.

8 comentarios:

  1. ¡En dodecasílabos! Eres un artista, Antonio. Ya sabes, amigo, sopitas y buen vino. Abrazo sin contagio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, Elías, adonde llevan los malditos virus: a desvariar ¡en dodecasílabos! Seguiré tu consejo. Sobre todo con lo del vino. Ya se sabe: al catarro con el jarro, que dice el refrán.

      Abrazo, convenientemente esterilizado (guiño cómplice).

      Eliminar
  2. Calor de lumbre con tisana y libro; los virus de siempre nunca han podido con la poesía. Así que paciencia y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú siempre dando buenos consejos, amigo. Tomo buena nota.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Pues eso, paciencia y, en la cabeza, a modo de mantra que distraiga de las constipaciones, la viveza de ese dodecarritmo tan bien trabajado, tanto que dan ganas de prenderse de él y seguir: «Para combatirlos, tiros de tisana... / y una balacera del cinematógrafo:/ con dos del oeste pudiera valer...» Un abrazo, y ¡sa... luz!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiros de tisanas... granadas, estoy usando; naturalmente, con los daños colaterales que éstas conllevan. Bueno, no hay que exagerar: más que daños, inconvenientes e idas y venidas al "excusado" (¡toma finura!).

      Abrazo fuerte.

      Eliminar
  4. Así hemos andado todos, amigo Antonio, recomponiéndonos como la cola de una lagartija cada año. Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El peaje obligado de las estaciones de la lluvia y el frío. No queda más remedio que cuidarse. Un abrazo.

      Eliminar