Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

martes, 15 de marzo de 2016

Blas de Otero

Sirva la "reedición" de esta entrada lejana (13-09-2010) en Verbo y Penumbra, para recordar a Blas de Otero, en el centenario de su nacimiento. Escrito tras leer "Hojas de Madrid con La Galerna":



 [Imagen: portada de la edición de Galaxia Gutenberg y Círculo de Lectores]



Me encuentro con la voz de Blas de Otero
—las Hojas de Madrid con La Galerna—.
Sus versos son clamor y son linterna,
y esperanza y amor y desespero.

Son los versos de un hombre que pregunta,
que mide el tiempo que le queda y sabe
que en una sola vida nunca cabe
la vida que se sueña y se pespunta.

Está el hombre que busca y que recuerda
geografías, amigos, situaciones;
que maldice, que viene en sus canciones
y escribe versos con la mano izquierda.

Un hombre como todos: confundido.
Y, a veces, con un verso mal medido.

8 comentarios:

  1. Es maravilloso ese reencuentro que se produce de vez en cuando con los viejos amigos de siempre que duermen, esperándonos, en la estantería.

    Tu poema, una delicia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué bien, Antonio! Me ha encantado este canto. Releerle siempre es un placer. Encontrarte también.

    Un beso.
    Laura

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Anabel, por tus palabras. Quizá llevaba al error el primer verso del soneto que, en un principio, hablaba de "releer". El libro está editado por primera vez y muestra, en algunos aspectos, a un Blas de Otero diferente a sus obras más conocidas. En cualquier caso, es interesante su lectura.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Laura, gracias por la visita. La lectura de Blas de Otero es siempre interesante; en este caso, el libro nos permite conocer a un poeta con matices diferentes a lo mostrado en vida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Oportuno recuerdo, Antonio. Me parece que el poeta está algo olvidado, muy injustamente, pues abrió caminos expresivos en los que se combinaba con gran acierto clasicismo y osadía, por no insistir en la vertiente tan humana y solidaria, además de profundamente existencial, de muchos de sus poemas. Recuerdo la polémica que se produjo a raíz de la publicación de este libro, en parte por los motivos a que alaudes en el dístico final de tu poema. Aún tardaría unos años en culminar la edición de sus obras completas (creo que en 2013), de la que me consta que fue una tarea laboriosa en extremo, Releeré estos algún libro suyo como homenaje. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo, Alfredo, que eso del recuerdo de poetas cada vez se lleve menos. En la misma medida de olvido podríamos incluir a otros muchos en otro tiempo grandes: Alberti, Jorge Guillén, Gerardo Diego... Vivimos tiempos de prisas y, salvo la memoria personal de cada uno de nosotros, que nos lleva al encuentro con versos de autores desaparecidos, no parece que esa otra memoria colectiva esté muy por la labor de hacer justicia. Como bien apuntas, releer (en este caso, a Otero) es el mejor homenaje.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Es uno de los poetas centrales de mi formación literaria, así que agradezco mucho querido Antonio, esta sugerencia poética del regreso a la poesía de Blas de Otero. Abrazos desde Rivas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra cosa más en la que coincidimos, amigo José Luis. Ángel fieramente humano y Redoble de conciencia, "Ancia", fue uno de mis primeros libros de poesía, y recuerdo haberlo leído y releído muchas veces. Mi primer librito de poemas, "Vosotros sois poetas", debe mucho, tanto a Blas de Otero como a Gabriel Celaya. Un fuerte abrazo desde esta ciudad, casi sin río.

      Eliminar