Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

martes, 29 de marzo de 2016

Deshilar el silencio

[Las Hilanderas o Fábula de Aracne, de Velázquez. Museo del Prado - Madrid]

Deshilar el silencio. Y, poco a poco,
tejer con su madeja transparente
las palabras precisas. Y decir,
por ejemplo, “Te quiero”, como nunca
antes jamás sonó, como si fuera
un espacio de luz que inauguraran
esas palabras simples y desnudas.
O decir “Poesía”, y que un torrente
de sentido, pasión, conocimiento,
laberintos salvados, emociones
y mil paisajes íntimos se muestren
y lleguen a la orilla de los otros.
Deshilar el silencio, en un continuo
ejercicio de amor y de esperanza.
Y alzar desde el silencio la Palabra,
la única, la precisa, la que suma:
esa que nos arrastra a esta tarea
de incorregibles bardos en destierro.

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Así es, amigo Pedro. Seguimos intentándolo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Uf, Antonio, ¿exagero si te digo que me parece uno de tus mejores poemas? Gracias por compartirlo con tofdos. Gran abrazo (en silencio).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, Elías (guiño cómplice), no sé qué decir, más allá de agradecerte tu cercanía y complicidad.

      Un fuerte abrazo

      Eliminar