Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

domingo, 3 de abril de 2016

Cartel de feria. Córdoba, 1908

[© A. C. G.] 

            El Pimpi, de Málaga, bar-restaurante con una oferta dirigida especialmente a los turistas extranjeros, ocupa toda la planta baja de un edificio con un enorme zaguán y diversas salas, y una primera planta con nombre propio: El palomar de Picasso. Todas están decoradas con fotografías de famosos en el establecimiento, grandes carteles de ferias, ilustrados con cuadros de Romero de Torres, alfarería y cachivaches propios de la zona... Tras intentarlo dos días, por fin conseguimos mesa para cenar, y nos acomodamos junto a un cartel de la feria de Córdoba, de 1908. Me entretengo en repasarlo mientras aguardamos la comanda. Se anuncian corridas de toros, concursos hípicos, bailes, teatros, circos...; y nos llama poderosamente la atención, y nos rechina, el anuncio de Limosnas a los menesterosos, como si se tratara de un acto festivo más, para disfrute, suponemos, de los señoritos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario