Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

viernes, 20 de mayo de 2016

Del Forastero dos veces abatido (queja bufa, por no llorar)


[Imagen tomada del muro de Facebook de Inaxio Goldaracena, con más suerte que yo]


Desde Mérida a Pamplona
desenfunda el Forastero,
y no llega hasta mi zona
porque lo impide un cartero.
Dos veces, dos, ha salido
de Mérida a Talavera:
firme, a galope tendido,
y dos veces, dos, cualquiera
en ese hostil territorio
de Correos, lo ha cazado.
Resulta reprobatorio,
pues tres veces ya ha pasado
que lo que remite Elías
se pierde por el camino.
No sé si es cosa de espías,
o de un cartero cansino
que gusta de la lectura
y se afana en afanar.
La cosa pasa de oscura
y me ha impedido gozar
de la meditada prosa
de Elías, que es un festín.
¡Tiene bemoles la cosa!
¿Quién será ese malandrín?
Al Sheriff de la oficina
de Correos, va mi aviso:
O aparece en una esquina
el Forastero, o lo piso,
lo golpeo, lo destrozo
y en el árbol del ahorcado
lo cuelgo y lo tiro a un pozo.
Téngase por avisado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario