Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

viernes, 21 de octubre de 2016

Insomnio


            Late, en el silencio de la noche, el corazón del tiempo que se ensancha. Los fantasmas, las alimañas de la mente abarcan la sabana de las horas. Y el sueño que no llega. 

4 comentarios:

  1. Jo, Los Iberos (que no sé si alguna vez fueron Íberos, bien tildados). A ver si van a ser los causantes de la huida del sueño..., ja ja. No, en serio, ardua cuestión: hay que tratar, supongo, de amansar a las alimañas. O incluso, quién sabe, pasarse a su bando. Un abrazo... más o menos despierto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo, Alfredo, que estos buenos chicos tengan nada que ver con la huida caprichosa de Morfeo. De hecho, me han echado una manita porque así, a bote pronto, no daba con ninguna imagen con la que ilustrar la ráfaga. Más allá de eso, será que uno se hace mayor...

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Ya ves Luisa, lo que le digo a Alfredo, eso, lo de hacerse mayor, que trae estas cosas. (Guiño cómplice).

      Un abrazo.

      Eliminar