Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

martes, 31 de mayo de 2016

De celebración



            Mirad, ahí van. Vedlos cómo desfilan victoriosos ante la muchedumbre que los jalea y aplaude, rendida a sus hazañas. Son los héroes gloriosos de este tiempo: deportistas que nadan en millones por la sola razón de que aprendieron, quizá por intuición, los misterios arcanos de la esfera. Sí, ganaron un título. Quizá dos, o tres, o seis o siete. ¿Y eso, digo yo, los convierte en ídolos? También aquí el mundo está mal hecho. No puedo dejar de preguntarme qué ocurriría si todo estos millones que el fútbol malgasta se emplearan en investigación, en medicina, en aliviar el dolor y la pobreza.

domingo, 29 de mayo de 2016

Cuaderno de Humo

Hilario Barrero, profesor y poeta toledano afincado en Nueva York, viene editando desde hace tiempo, Cuadernos de Humo, un exquisito proyecto editorial, cuidado con rigor y gusto, que ahora llega a su número 11. En él, gracias a la generosidad de Hilario, aparece el poema que hoy quiero compartir con cuantos puedan asomarse a este rinconcito de Verbos y penumbras. Una vez más (nunca bastantes), muchas gracias, amigo. 


domingo, 22 de mayo de 2016

De excursión a Vascos


            Ayer visitamos Vascos, ciudad hispano-musulmana a una hora, aproximadamente, de Talavera, fundada hacia el siglo IX y abandonada en el XII, sin que se conozcan con exactitud las causas que provocaron su desaparición. Cualquiera que desee conocer más sobre ella puede acudir a esta interesante página, por lo que no entraré en detalles respecto a lo que sus ruinas ofrecen, ni divagaré sobre la impresión que su contemplación y la del paisaje donde se encuentra causan en el visitante. Sí diré que bajo el magisterio del amigo, arqueólogo y profesor César Pacheco un grupo, en torno a las cuarenta personas, pudimos disfrutar de una maravillosa sesión de historia, respirar aire puro, contemplar el encajonamiento del Río Huso en su encuentro con el Tajo, y, en algún caso también, quedar a merced de los estragos causados por las alergias primaverales; algo que mereció la pena dado el festín de Historia que nos dimos, y ese refrigerio final ofrecido por los más previsores —Pilar, Marisol, Paco, Cirilo...—, que puso la guinda a una memorable jornada. 

sábado, 21 de mayo de 2016

¿Saben aquel de las dos amigas...?

Hace tiempo que no dejamos por aquí un "Chisneto". En este caso... 

[Imagen tomada de aquí]

Confesaba a una amiga cierta esposa:
Ay, Josefina, Pepe está empeñado
en que… ya sabes... Siempre me he negado,
que por algo soy yo muy religiosa.

A Juan le ocurre igual, amiga Rosa,
con lo mismo que el tuyo anda obcecado;
yo me resisto y digo que es pecado,
pero él, ya ves, no piensa en otra cosa.

Al cabo de los meses, un buen día,
después de mucho tiempo de no verse,
se tropiezan con prisa en un andén

de Metro. Ay, Josefina, qué alegría.
¡Llámame, llámameSin detenerse,
le responde la amiga: ¡Yo también!

viernes, 20 de mayo de 2016

Del Forastero dos veces abatido (queja bufa, por no llorar)


[Imagen tomada del muro de Facebook de Inaxio Goldaracena, con más suerte que yo]


Desde Mérida a Pamplona
desenfunda el Forastero,
y no llega hasta mi zona
porque lo impide un cartero.
Dos veces, dos, ha salido
de Mérida a Talavera:
firme, a galope tendido,
y dos veces, dos, cualquiera
en ese hostil territorio
de Correos, lo ha cazado.
Resulta reprobatorio,
pues tres veces ya ha pasado
que lo que remite Elías
se pierde por el camino.
No sé si es cosa de espías,
o de un cartero cansino
que gusta de la lectura
y se afana en afanar.
La cosa pasa de oscura
y me ha impedido gozar
de la meditada prosa
de Elías, que es un festín.
¡Tiene bemoles la cosa!
¿Quién será ese malandrín?
Al Sheriff de la oficina
de Correos, va mi aviso:
O aparece en una esquina
el Forastero, o lo piso,
lo golpeo, lo destrozo
y en el árbol del ahorcado
lo cuelgo y lo tiro a un pozo.
Téngase por avisado.

jueves, 19 de mayo de 2016

Lectura de Francisco Castaño

[El autor, durante la presentación de su libro "De vínculos y entregas"]

Esta tarde, a las 20,30 h., cerrará el "Ciclo de Poesía en la Galería Cerdán", correspondiente al presente año, Francisco Castaño. El acto, que, como de costumbre, se celebrará en Galería Cerdán, c/ Puente Nuevo, 4, de Talavera de la Reina, promete ser de lo más interesante, y en él el poeta leerá fragmentos de una obra que todo amante de la buena Poesía sabe reconocer. 

En estos tiempos convulsos, la obra de Francisco Castaño reflexiona sobre la realidad que nos rodea con ironía y fino humor, y denuncia, con saber lírico y verbo certero, la intolerancia, corruptelas y cerrazón que con demasiada frecuencia advertimos en nuestro día a día.  

No se lo pierdan. Me agradecerán el consejo.  


domingo, 15 de mayo de 2016

Haiku de ausencia



                                 A mi abuelo

Han florecido
en el patio las rosas.
Huele la ausencia. 

miércoles, 11 de mayo de 2016

Décima blanca

[Imagen tomada de aquí]

Todo en la vida es descenso
a un ignoto paraíso
que se sitúa en el centro
más profundo de uno mismo.
La luz, al fin, sólo cima
de un claroscuro surgido
de la esperanza: una llama
producto del espejismo
de ser. O de querer ser
algo más que otro distinto.




martes, 10 de mayo de 2016

domingo, 8 de mayo de 2016

Presentación de José Regalado

[© Barri] 

Traigo aquí, para el visitante curioso, la presentación que me hizo el amigo José Regalado, el pasado jueves, en el Aula de Poesía Joaquín Benito de Lucas. Una vez más, dejo constancia de mi agradecimiento por su exhaustiva tarea y su amistad. 


UNA LECTURA DE LA POESÍA DE ANTONIO DEL CAMINO


Quisiera indicarles a ustedes, en primer lugar, que la siguiente presentación se concibe como las reflexiones de un lector objetivo ante el texto poético. 

Empecemos por preguntarnos: ¿Cómo es la poesía de Antonio del Camino? Es esta una pregunta retórica cuya respuesta ya muchos de ustedes saben, puesto que conocen sobradamente al poeta. Se trata de una poesía lírica intimista, en la que tiene cabida la reflexión sobre el ser humano. Y no hay contradicción en ello, porque en la buena poesía el proceso de búsqueda del yo nos lleva inevitablemente a los otros y por tanto a la indagación acerca de lo esencial de la condición humana. La poesía de Antonio es, además, una poesía de un excelente cuidado de las formas y de la expresión poética. 

La etimología de la palabra poesía nos conduce al vocablo griego poiesis, que significa creación y expresión de la belleza. El poeta es, por consiguiente, creador de belleza. Los antiguos lo consideraban también vate, es decir, aquel que tiene capacidad para desvelar el misterio, para descubrir lo oculto, para revelar lo porvenir.
 
De modo, que poeta es aquella persona dotada de una sensibilidad especial, dotada de la capacidad de ver más allá del envoltorio material de las cosas y crear algo nuevo, desvelando la belleza y el sentido íntimos de la realidad. 

De ahí la búsqueda constante del poeta, una necesidad de conocer el mundo y de reconocerse en él a través de las emociones y de los sentimientos más esencialmente humanos: los universales del sentimiento los llamaba otro Antonio, Antonio Machado, es decir, sentimientos universales que giran en torno a los grandes asuntos de la vida humana (el paso del tiempo, el sentido de la vida y de la muerte, el amor,… en definitiva, la misma condición humana). 

Para el poeta, por lo tanto, la poesía es un instrumento de búsqueda, búsqueda de sí mismo, del sentido de las cosas y de la propia vida. Y es que la escritura es indagación, un medio de traspasar la apariencia y alcanzar el meollo, la esencia de las cosas. Y por este camino llegar al conocimiento del propio yo y, por añadidura, al conocimiento mismo del ser humano. 

Dicho en acertada expresión de Antonio del Camino, se trata de “traspasar el umbral de las palabras”. El ejercicio del poeta consiste, por esto mismo, en perseguir lo esencial poético, esa fuerza que todo lo ilumina, en palabras del mismo Antonio. 

Estos asuntos esenciales de la vida humana son los que han constituido las preocupaciones fundamentales de la poesía de Antonio. Pero además de estos, encontramos en sus libros otros temas tratados con buen gusto y talento. Vemos, por ejemplo, una poesía de carácter lúdico, en la que prima el humor y la ironía, en un lenguaje a veces crítico pero siempre amable. Es lo que el lector puede encontrar en su recopilación de Brindis, sencillos poemas que podríamos llamar de circunstancias, esto es, sin pretensiones más allá de esas mismas circunstancias. El humor, la ironía, la amistad y la alegría festiva se dan la mano a veces  con una suave crítica social. En esos poemas pueden rastrearse claros ecos de poetas clásicos cuyo influjo maneja Antonio con mano maestra:  una recreación del conocido Ande yo caliente de Góngora; otra recreación del famoso poema de Baltasar del Alcázar titulado La cena jocosa, poesía anacreóntica que nos invita a disfrutar de los placeres de la mesa y del vino. Sin olvidar una atrevida trasposición de la sextilla manriqueña para temas menos serios y dolorosos que el tratado por Jorge Manrique en sus Coplas por la muerte de su padre: un uso hábil y original de la copla manriqueña con su pie quebrado. 

Otra muestra más de esa poesía de Antonio del Camino que hemos llamado “de circunstancias” son los Cocinetos, esos originales juegos poéticos que contienen recetas culinarias con humor, ironía, buen gusto e invitación a los placeres del buen yantar. Recetas cocinadas al fuego del soneto, según definición del propio poeta, elaboradas con maestría en la construcción del verso.  

Valga todo lo anterior en lo que se refiere a los temas. En cuanto a las formas y la expresión poéticas, proporción, equilibrio, naturalidad y armonía son cualidades clásicas que caracterizan la poesía de Antonio. Versos sencillos, claros, transparentes casi siempre, pero no nos engañemos, versos que encierran un evidente trabajo de elaboración. 

En la mayor parte de su poesía, predominan los versos alejandrinos, los endecasílabos y los heptasílabos de la mejor tradición española: el maestro Gonzalo de Berceo se intuye en los alejandrinos, mientras que en los endecasílabos y los heptasílabos escuchamos el eco de los grandes poetas clásicos y, por supuesto, de Antonio Machado. Más que influencias, enseñanzas asimiladas de estos grandes maestros. 

Versos alejandrinos o combinaciones de endecasílabos y heptasílabos sin rima o con rimas asonantes que dotan a los poemas de una delicada musicalidad, muy en consonancia con la contención y armonía del contenido de los poemas. Tanto en unos como en otros, hay que destacar el dominio de las técnicas de versificación. 

Hemos citado ya algún libro de Antonio, pero echemos un vistazo a su producción literaria. En sus primeros libros, el lector se encuentra con un escritor joven en busca de una voz propia. Obras de un pulso poético evidente, pero junto a la presencia de rasgos que caracterizarán su poesía venidera (por ejemplo, fluidez y musicalidad, y temas como el tiempo, la niñez o el amor), se observa mayor variedad métrica y un menor dominio de la versificación. Así sucede en Constancia de las lunas, obra juvenil publicada en 1982, en la que encontramos elementos surrealistas como imágenes oníricas y símbolos. El libro principal de esta época es Del verbo y la penumbra, con el que obtuvo un destacado reconocimiento, el accésit del Premio Adonais en 1984. 

Vendrían después otros libros, en los que se advierte a mi entender una clara evolución hacia un estilo propio. Hitos destacables en ese camino son Veinticinco poemas en Carmen (1999) y Para saber de mí (2015, última obra publicada). 

Veinticinco poemas en Carmen es un poemario escrito en versos alejandrinos, la mayoría de ellos blancos, es decir, sin rima. Está compuesto con un lenguaje muy elaborado lleno de metáforas y connotaciones, y con una clara perfección métrica: el verso alejandrino surge fluido y rotundo al mismo tiempo, con sus hemistiquios y las cesuras en el lugar exacto. El tema es el amor, pero de la abstracción temática predominante en su primera etapa, la poesía de Antonio ha evolucionado hacia el hombre concreto que es él y hacia el sentimiento concreto del amor. El amor y la luz, como exponentes de la fuerza que da sentido humano y estético a la vida. 

Para saber de mí es una obra de madurez: los grandes temas, los temas de siempre, sentidos con una mirada propia. La vida, con sus cosas cotidianas, el amor (conyugal, filial, paternal,…), las más de las veces amor concreto hecho presencia viva en lo cotidiano, el paso del tiempo, la vida y la muerte… Y en cuanto al estilo, perfección formal y profundidad del contenido hermanadas con la sencillez del verso, unas veces de acendrado lirismo, otras veces con expresión coloquial bien manejada. Alejandrinos, endecasílabos y heptasílabos son los metros predominantes, a veces combinados, aunque se encuentran también ritmos populares como la soleá y combinaciones  de pentasílabos y heptasílabos. Versos blancos a menudo, con rimas asonantes los más, que marcan un ritmo suave, armonioso, remansado y profundo muchas veces. Porque el lenguaje está al servicio del contenido, formando con este una unidad armónica. No encontraremos alardes formales, pero como decía anteriormente, no debemos dejarnos engañar: detrás hay un trabajo consciente en busca de la pureza del lenguaje poético, es una poesía trabajada, leída y releída por el poeta hasta encontrar la palabra exacta, la expresión exacta. Y esta fluye armoniosa, siempre con algo que decir, un contenido rico, una reflexión sobre el hombre y lo humano, una visión de la vida. El magisterio de Antonio Machado se percibe, sabiamente manejado, no solo en un poema como Otra infancia: mi infancia, sino en un tono general de humanidad y sensibilidad muy machadiano que tiñe el libro. 

Para saber de mí responde a ese concepto de la poesía que hemos explicado antes, la poesía como indagación. Antonio del Camino indaga en el sentido de las cosas y se busca a sí mismo. Y nos traslada en sus versos su descubrimiento como un camino también para nuestra propia búsqueda del sentido de la vida, porque también para el lector la poesía es indagación y búsqueda. Juzguen ustedes si es acertado el título del libro.  

En definitiva y para terminar, a los lectores que se acercan a la poesía sin más pretensiones que gozar de su lectura, les ofrece Antonio del Camino la suavidad de sus versos, su visión humana del mundo y de la vida, su riqueza de estilo… A quienes, bisturí en mano, buscan desnudar el lenguaje poético y desentrañar los misterios de la poesía, les brinda sus versos claros, rotundos muchas veces, profundos siempre. A todos, les recomiendo sus libros y les invito ahora a disfrutar con la lectura de una selección de sus poemas en su propia voz. Muchas gracias por su atención.

sábado, 7 de mayo de 2016

También esto puede ser un poema de amor


[Viñeta de El Roto en El País. 7 de mayo de 2016]


Las cosas que suceden por el mundo.
(Y yo sin escribir).
Grandes calamidades, terrorismo.
(Y yo sin escribir).
Gobernantes y prevaricaciones.
(Y yo sin escribir).
Vertidos de petróleo, mares muertos.
(Y yo sin escribir).
La enfermedad mortal de los castaños.
(Y yo sin escribir).
El hombre a la deriva, hacia el ocaso.
(Y yo sin escribir).
Y nunca pasa nada hasta que pasa.
(Y yo sin escribir).
Afganistán, Irak, Siria, Corea.
(Y yo sin escribir).
Pobreza, hambre, dolor, miseria, llanto.
(Y yo sin escribir).
Degradación moral, náusea, ignominia.
(Y yo sin escribir).
Un futuro imperfecto, gran hermano.
(Y yo sin escribir).
Pero cuando te pienso, las palabras
se ordenan para ti.


viernes, 6 de mayo de 2016

Sobre la lectura de ayer en la Biblioteca José Hierro

[Imagen tomada del digital AhoraCLM]

Dejo aquí la reseña que, sobre la lectura de ayer, ha publicado Emilio Jiménez en el digital ahoraclm.com  Gracias, Emilio. 

También quiero reiterar mi agradecimiento a Joaquín Benito de Lucas, por su amable invitación a participar en el ciclo del presente año, así como a la Biblioteca, en las personas de Dori y Mercedes, siempre cercanas y eficientes, al Ayuntamiento de Talavera, Concejalía de Cultura, por hacer posible estos encuentros, y al amigo Pepe Regalado, que me presentó, e hizo un análisis exhaustivo de mi poesía, derrochando generosidad. Y, por supuesto, a cuantas personas me acompañaron en esa hora de versos que, para mí, fue un verdadero placer. Espero y deseo que todos disfrutaran tanto como yo. 

miércoles, 4 de mayo de 2016

Haiku de la final

[Imágenes tomadas del muro de Facebook de RIO TAJO VIVO]

Milán aguarda.
En guerra fratricida,
Diosa y Neptuno.


lunes, 2 de mayo de 2016

A modo de poética

[Desfiladero del Coca, en Oña. © A. C. G.]


Escribir con la sobria belleza del olivo,
con esa claridad que nos regala
el sol cuando amanece,
con la granada fuerza de la espiga,
lejos de pirotecnias y artificios.
Escribir como el pan, ser alimento
que sacie nuestras hambres
de conocer— con esa
transparencia del arroyo que salta
bajando la montaña, con la luz de la nieve:
inmaculada, blanca, seductora.
Y aspirar al silencio.




domingo, 1 de mayo de 2016

Madre *

["Maternidad", de Romeral, quien observa su obra]

Hay palabras que matan, como bala.
Hay palabras que hieren, como espina.
Hay palabras que invitan a muy lejos,
como oriente o galaxia.
Y palabras que sanan, abrazan y consuelan;
palabras como Madre.





* Una variante de este mismo texto fue publicado aquí, el 2 de mayo de 2010. 

Lectura en Biblioteca José Hierro



Aunque hace días que dejé en el blog el cartel anunciando mi lectura en la Biblioteca José Hierro, de Talavera, el próximo jueves, día 5, hoy, primero de mayo, siento que de verdad comienza la cuenta atrás. Sigo con la revisión de los poemas a leer, con esa tarea de elegir entre éste y aquél, que, como ése o el otro, no dejan de incidir en los mismos temas, idénticas obsesiones. Sé que hasta el último día no me habré decidido, definitivamente, por los textos que armarán la lectura, que siempre habrá la posibilidad de que, a la crítica, incorpore uno y elimine otro. En cualquier caso, este afán me da vidilla, y uno lo disfruta (no sin cierto temor, a qué negarlo), a la espera de que pueda compartir ese placer (y disimular dudas) con los asistentes.   

Sirva esta entrada, por supuesto, como invitación a cuantos puedan asomarse por aquí, anden cerca, y les apetezca compartir una hora de poesía. Me encantará poder saludaros en directo.