Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

domingo, 30 de octubre de 2016

Más sobre 1+1+1 Tres perspectivas

[© Carlos Ferreras Moraleda]

Carlos Ferreras Moraleda, fotógrafo, se encargó el pasado jueves de dar amplio testimonio gráfico de la lectura, ya comentada, en El Salvador. El resultado lo ha mostrado en Facebook: 57 fotografías que recogen diversos momentos del acto y, sobre todo, rinden homenaje a tan hermoso espacio. Por si algún visitante de esta página tiene curiosidad por ver tales imágenes, dejo aquí enlace a su muro. Una vez más, Carlos, muchas gracias. 

viernes, 28 de octubre de 2016

1+1+1 Tres perspectivas

[© C. E. L.] 

Como dejé anunciado aquí, ayer, en El Salvador, ante una sala "sorprendentemente" abarrotada, con la asistencia, entre el público, de los poetas Joaquín Benito de Lucas, Francisco Castaño, Ángel Ballesteros, Miguel Argaya, "Chuba Duruba" y Arantxa Oteo, entre otros, y escoltados por la hermosa obra de Vicente Martín Calderón, que actualmente se expone en este centro, ofrecimos una lectura de poemas Miguel Ángel Curiel, Pedro Tenorio y un servidor. 

Fue para mí fue un auténtico gozo y un privilegio, pues, El Salvador, antigua iglesia de inspiración mudéjar reconvertida en Centro Cultural, es un espacio único y acogedor que se presta a este tipo de actos; un acto que fue posible gracias a Miguel Ángel Curiel, quien se encargó de reservarlo y tuvo la amabilidad de invitarme a compartir con Pedro y con él mesa y palabra. 

Como bien se apuntaba en el título del encuentro, se mostraron tres perspectivas, tres formas diferentes de concebir y decir el poema. Así, tras la afectiva, generosa, y acaso algo exagerada, presentación que César Pacheco, como maestro de ceremonias, hizo de nosotros, dio paso la triple y variada lectura que, por los comentarios recibidos a su finalización, no decepcionó a los presentes. 

Tanto Miguel Ángel Curiel como yo hicimos un recorrido a través de los últimos libros publicados por cada uno, mientras que Pedro Tenorio, apoyado en la proyección de imágenes del Tajo, nos deleitó con una serie de poemas breves, de inspiración lírica, en los que el río es protagonista. 

Desde aquí quiero mostrar mi público agradecimiento, nuevamente, a Miguel Ángel por su amable invitación, al OALC por cedernos tan acogedor espacio y, sobre todo, a cuantas personas se acercaron a escuchar y compartir nuestra palabra. A todos, muchas gracias. 

lunes, 24 de octubre de 2016

Sorpresa

[© A. C. G.] 

Como quien mira el mar por vez primera,
como el que llega hasta sus playas y
se deja acariciar por el vaivén
sinuoso de las olas.
                                      
Así también, el niño que responde
a la voz del poeta,
cuando halla en la palabra que bucea
la caricia del mar.

sábado, 22 de octubre de 2016

Lectura en El Salvador

[© Miguel Ángel Curiel] 

Con el título 1+1+1 Tres perspectivas el próximo día 27, a las 19,30 h. en el Punto de Encuentro y Cultura El Salvador, de Talavera de la Reina, acompañado de los poetas y amigos, Pedro Tenorio y Miguel Ángel Curiel, ofreceremos una lectura de poemas, a la que desde aquí quedáis invitados.  

Aquellos que os acerquéis podréis apreciar tres modos distintos de entender el poema; tres sensibilidades diferentes con el objetivo común de dar con la palabra precisa, la que nombra y ordena, la que descubre y dice

Estoy seguro de que nadie saldrá decepcionado. Os esperamos.

viernes, 21 de octubre de 2016

Insomnio


            Late, en el silencio de la noche, el corazón del tiempo que se ensancha. Los fantasmas, las alimañas de la mente abarcan la sabana de las horas. Y el sueño que no llega. 

martes, 18 de octubre de 2016

¿Dónde las palabras?

[© A. C. G.] 

Dónde están las palabras, quién las siembra
para que el corazón las incorpore
precisas y sin mancha a su latido
y descifren el mundo con su vuelo.
Qué silencio profundo las genera
para que yo las oiga cada día,
para que en mi camino las ordene,
para que me traduzcan cuanto ignoro.

Dónde están las palabras: mariposas
de luz que tintinean
en una danza misteriosa y clave
y son capaces de borrar distancias
y abrir de par en par nuevos senderos.
Yo las acecho y mido, las rastreo,
y a veces se acompasan a mis pasos,
y, sigilosamente, vivas, libres,
de vez en cuando sólo, por sorpresa,
fingen que soy poeta entre mis dedos.

domingo, 16 de octubre de 2016

Regreso a Gálvez

[© C. E. L.] 


Corría mayo del año 78 cuando el joven que yo era por entonces comenzaba a trabajar en el Banco Central, destinado en la sucursal de Gálvez (Toledo), a 80 kms. de Talavera. Aún carecía de carnet de conducir y, por supuesto, de auto propio, por lo que tuve que hospedarme en uno de los dos establecimientos hoteleros que había en el pueblo, "Pensión Angelillo", donde, desde el primer momento, me sentí como en mi propia casa. Ángel y su esposa Carmen me acogieron con una familiaridad que iba más allá de la relación natural entre patrones y huésped, de modo que la distancia con los míos siempre se vio compensada por sus muchas atenciones. Un par de meses más tarde, coincidiendo con las vacaciones de verano, regresaron desde Madrid Ángel y Miguel, hijos de mis patrones, con quienes establecí un lazo de amistad que no ha ido sino creciendo con el tiempo y que, a su vez, me permitió integrarme en su amplia y "sanota" pandilla. Con ellos los meses de verano fueron una auténtica fiesta, y las fiestas del pueblo, a finales de agosto, un torrente de diversión en el que me dejé arrastrar gozosamente. En enero de 1982 abandoné Gálvez para integrarme en el Departamento de Organización del Banco, pero no por ello perdí el contacto con aquellos a los que siempre consideré como mi segunda familia. Desde entonces nos hemos visto en contadas ocasiones, algunas dolorosas, y aunque también ha habido largas temporadas de silencio entre nosotros, el afecto y proximidad establecidos no se han visto afectados. Gracias a Facebook, en los últimos tiempos retomé el contacto con Juanma, uno de los amigos integrantes de la larga pandilla, quien, recientemente, me propuso hacer una lectura de poemas en Gálvez, con la promesa de intentar reunir a todo el grupo, diseminado aquí y allá por los avatares lógicos de la vida. Establecimos la fecha, 15 de octubre, y ayer volví a recorrer la distancia que separa Talavera de Gálvez, por una carretera impecable, en nada parecida a la de aquellos años. Juanma había contratado un salón en el Acuario, hostal y restaurante que no existía en mi tiempo de estancia en el pueblo, mientras establecía contactos con unos y con otros para reunir a todo el grupo, y a algunos más, incorporados tras mi marcha, a quienes no conocía. En total, unas treinta y cinco personas que anoche aguardaban mi lectura. Al contrario que en otras ocasiones, no preparé ésta especialmente. Llevaba un planteamiento general, mucho material a mano y la tranquilidad que da el saberse entre amigos. Así, tras la presentación que de mí hizo Azucena, amiga del grupo y profesora de Literatura y Lengua Española en un instituto de Madrid, di paso a cuarenta y cinco minutos de lectura en donde hubo "chisnetos", "cocinetos", "historias de Gila", poemas de "Del verbo y la penumbra", "Para saber de mí", inéditos...; todo con la atención respetuosa de los presentes y esa complicidad que se respira en contadas ocasiones entre lector y escuchantes. Al final, tras los versos, la cena, la charla, la fiesta, el baile..., que de todo hubo, hasta que Carmen y este autor, a eso de las dos de la madrugada, nos retiramos a descansar. 

Esta mañana, a primera hora, de vuelta a Talavera. Feliz, satisfecho y agradecido al tiempo aquel que me dio oportunidad de poder conocer y llamar amigos a tan buenas gentes. A todos ellos, vaya desde aquí mi gratitud.