Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

miércoles, 18 de octubre de 2017

AVISO QUE PUEDE SER DE TU INTERÉS

[Ilustración de Luis Felipe Comendador]


            El próximo mes de Diciembre lf ediciones —editora de mis dos últimos libros— publicará el poemario, A la carta (cocinetos reunidos), del que soy autor.

            Se trata de un peculiar libro de cocina, escrito en sonetos y compuesto por 37 recetas (2 entrantes, 2 de legumbres, 1 de pasta, 13 primeros, 5 de pescado, 8 de carne y 6 postres), además de 1 homenaje y 2 reflexiones.

            El libro, con un formato de 19 x 19 cms. y en torno a las 90 páginas, contará con ilustraciones de Luis Felipe Comendador y se pone a la venta bajo sistema de suscripción: sólo podrá adquirirse mediante reserva previa. El precio por ejemplar es de 10 euros y, como de costumbre en esta editorial, los beneficios serán destinados a SBQ SOLIDARIO, ONG que desde hace años viene desarrollando proyectos humanitarios en Perú.

            Entiendo que es una oportunidad única para hacerse con un curioso  libro, de interés tanto para cocineros y cocinillas como para aquellos lectores que sólo pretendan pasar un agradable rato leyendo versos desenfadados y con buen humor. Dado que será imposible adquirirlo en librerías, y, llegado el caso, puede sacar de un apuro a la hora de hacer uno de esos regalos navideños que a veces tanto nos cuenta encontrar, te invito a que seas uno de los suscriptores, para lo cual puedes hacer el ingreso en la cuenta de SBQ SOLIDARIO (Béjar) en CAIXABANK: ES07 2100 4146 3421 0031 5621, indicando el número de ejemplares que suscribes, confirmándolo mediante correo electrónico, en el que indicarás tu nombre y dirección postal a adelcamino@hotmail.com o a felinete@hotmail.com.

            Todos los libros llevarán mi dedicatoria autógrafa. 

            A modo de muestra, acompaño la receta de Merluza en salsa verde:

Dispuesto el delantal, el gorro puesto
y lavadas las manos, me dispongo
a hacer una merluza, que propongo
en salsa verde. (A cocinar me apresto.)

Un plato bien sencillo y suculento,
para lo cual lamino dientes de ajo
que doro en la sartén; con desparpajo
pico un par de cebollas y un pimiento

e incorporo al sofrito. Ya pochado,
le añado harina, un vaso de buen vino
—un blanco joven— y algo de agua. Cuando

la salsa adquiere el cuerpo deseado
enfrento a la merluza a su destino.
Un hervor, perejil y degustando.


sábado, 19 de agosto de 2017

A F.G.L., en el aniversario de su asesinato


[Imagen tomada de ABC.es]


A finales de 1982 el Colectivo La Troje, del que formaba parte, publicó mi libro Constancia de las lunas. Aunque, tras tantos años, me encuentre muy lejos del autor que yo era por entonces, rescato hoy, aniversario del asesinato de Federico García Lorca, a modo de homenaje, el poema con el que se cerraba el libro.  

La luna lleva un poeta de la mano

(Homenaje a F. García Lorca)


... por el cielo va la luna
con un niño de la mano...

F.G.L.
````


A través de la luz
y de las cordilleras,
atravesando estanques ya vacíos,
por todos los huecos que en el alba son,
la luna lleva
un poeta de la mano.

¿Quién es? —preguntan los cerezos.

Y dicen los limones:

—La luna le arrancó de su esperanza,
como a un junco le separó del suelo,
se lo bebió de un golpe porque odiaba
su color de aceituna,
su risa nueva y fresca...
porque odiaba su corazón de niño
y su esfuerzo continuo por hallar horizontes.

La luna se le bebió de un golpe
y vertió sobre él plomo y silencio,
pero la tarde recogió sus manos
y esparció sus espigas por la tierra.

—Pero, ¿quién es? —repiten los cerezos.

Y dicen los caballos:

—Sus ojos conocían esa tierra
que tras el alba existe,
esa alegría que muestran las palomas
y conocía el secreto de los insectos claros,
y amaba la justicia
y el vino de los pobres.

Él conocía senderos que nadie ha conocido,
y conocía del toro profundo del silencio.
Él era amigo de las constelaciones,
y los pájaros blancos volaban por su boca.

Pero, ¿quién es...? ¿quién es...?
—insisten los cerezos.

Y dicen los guiñoles:

—Siempre fue un niño grande,
un niño que miraba con asombro las cosas
y nos daba palabras que nosotros decíamos.
Siempre fue compañero de nuestras vidas.
Ondas y pámpanos en el pelo llevaba.

—Él sabía —dice el agua— del cantar de los peces.

—Y del perfecto cielo —apuntan las estrellas.

—Conocía nuestros nombres —dice una margarita—.
Yo era su amiga y hoy aún visto luto negro.

—La luna una mañana se le llevó en silencio.

—Tras sus ojos perdimos un mundo al fin más claro.

—Lloraremos su ausencia hasta que el sol se apague...

Pero, ¿quién es...? ¿quién es...? ¿quién es...?
—se esfuerzan los cerezos.

Y un poeta:

—Su nombre es Federico.

Y otro:

“...por ti pintan de azul los hospitales.”

(Y más allá del viento que le llama

las campanas aún lloran por su nombre.)

domingo, 6 de agosto de 2017

Hilario Barrero habla de "Paso a paso, la vida".



Hilario Barrero disecciona generosamente, en las páginas de ABC Toledo, de hoy, Paso a paso, la vida. Y yo sólo puedo tener palabras de gratitud ante lectura tan profunda y afectiva. Muchas gracias, Hilario. 

jueves, 27 de julio de 2017

Mañana, en Ávila.



Mañana en Ávila, invitado por los amigos José María Muñoz Quirós y Pepe Pulido, participaré en la tradicional Ronda Poética en la Muralla, que este año será en recuerdo de Gloria Fuertes, el mismo día en que cumple cien años. Y digo "cumple" porque, a fin de cuentas, Gloria sigue viva en la voz de sus versos, y tanto este homenaje como otros que se celebrarán en distintos lugares de España así lo atestigua. 

Confieso que me hace especial ilusión participar en este acto porque siempre le estaré agradecido, pues tanto ella como Gabriel Celaya apostaron, en un lejano día de 1980, por mi poemario Donde el amor se llama soledad, que obtuvo el Premio Ciudad Santo Domingo, de Madrid, en su primera convocatoria. Un libro que, visto ahora, me parece con enormes carencias pero que para el poeta de veintipocos años que era entonces supuso un importante espaldarazo y una sustanciosa inyección de moral. 

Mañana, estoy seguro, volveré a recordar a la poeta en su casa de Madrid, donde la visitamos, afectada por una dolencia de trigémino que la impidió asistir a la entrega del mencionado premio

miércoles, 19 de julio de 2017

De "Paso a paso, la vida"



Uno de los poemas que leeremos el próximo sábado en Candelario. Aquí lo dejo, a modo publicitario.

miércoles, 12 de julio de 2017

Romancillo (nocturno)



 [© Jesús García Martín] 

Vendrá al final la noche
y encenderá la hoguera
alta de la esperanza
cuando nada se espera.
Y se alzará, alumbrante,
la voz más verdadera
que guardo entre mis cosas
y a veces se me niega.
Esa voz, luz dormida,
crecerá por mis venas
y llegará a mis manos,
y abundará en la senda
donde el verso se esconde,
donde la mano trenza
las palabras precisas
que afianzan el poema.
Será cuando la noche,
silenciosa y perfecta,
ajena a las miradas,
venga y llame a mi puerta.
Será cuando la noche.
¡Y qué larga la espera!


lunes, 10 de julio de 2017

Relojes



Mi abuelo cada noche, al acostarse,
al reloj de bolsillo que tenía,
con cadena de plata, daba cuerda.
La misma noche que llegó su muerte
lo había preparado como siempre,
y reposaba en una rinconera
del comedor. La abuela quiso entonces
que nadie más volviese a darlo vida,
de modo que el reloj, en unas horas,
detuvo el tiempo en su perfecta esfera.

Cuando murió mi padre, en su muñeca,
su reloj de pulsera palpitaba
movido por la pila diminuta
que llevan los relojes más modernos.
Nadie se percató de tal detalle,
y los señores de la funeraria
lo llevaron con él al tanatorio.
Tras su incineración nos dimos cuenta
de que el reloj faltaba, y preguntamos.
Debió de consumirse con su cuerpo,
fue la única respuesta que obtuvimos.

En uno y otro caso, la más bella
y terrible metáfora del tiempo
se concretó en su ausencia: sus relojes
dejaron de latir cuando dejaron
ellos también de alimentar  la vida.
Me hubiese apetecido, sin embargo,
que el reloj de mi padre, tras su muerte,
me mostrara las horas y los días
unido a mi muñeca. Como si él,
a golpe de tic-tac, me acompañase.   


jueves, 6 de julio de 2017

Concierto solidario promovido por SBQ Solidario



Dejo aquí el vídeo con el concierto solidario que Luis Pastor y Paco Cifuentes, acompañados de otros artistas, dieron el pasado domingo, día 2, en Candelario (Salamanca). Concierto promovido por SBQ Solidario, ONG que pilota el poeta y editor Luis Felipe Comendador, y que, como se explica al principio de la grabación, viene actuando desde hace años en el norte del Perú, donde desarrolla diversas acciones humanitarias. 

El concierto, de casi dos horas, ya lo anticipo, merece la pena. Pero estará bien si aquellos que os asomáis a esta bitácora perdéis unos momentos más de vuestro tiempo y colaboráis con la tarea apuntada a través de la cuenta que aparece en sobreimpresión en la pantalla. Ya sabéis ese refrán tan nuestro de: Un grano no hace granero, pero ayuda al compañero

Dicho queda. 

miércoles, 5 de julio de 2017

Mujeres y hombres de la sierra

            El pasado viernes, 30 de junio, se presentó en la Biblioteca José Hierro, de Talavera de la Reina, Mujeres y hombres de la sierra. La guerrilla antifranquista en la Siberia extremeña y la Jara toledana (1939-1950), de Benito Díaz Díaz y José Ignacio Fernández Ollero; Doctor en Historia el primero, con un importante bagaje en la investigación de este duro periodo de la historia de España, y filólogo e investigador, el segundo, también especializado en la lucha antifranquista en la posguerra.
            El libro, editado por el Colectivo Arrabal —dedicado al estudio e investigación de la historia de Talavera y sus antiguas tierras desde hace veinte años—, cuenta con un prólogo del Doctor Juan Atenza, y un importante material gráfico que refuerza su contenido.
            Benito Díaz Díaz ya tiene en su haber varios libros dedicados a la guerrilla española —quizá el más importante, La guerrilla antifranquista en Toledo. La primera Agrupación guerrillera del ejército de Extremadura-Centro—, así como numerosos artículos en diversas revistas especializadas. Podría pensarse, por tanto, que después de tanta literatura sobre el asunto poco más puede aportarse al respecto, y que el libro que aquí se comenta es sólo redundancia. Nada más lejos de la realidad. Este trabajo comienza con un exhaustivo estudio geográfico de la zona que abarca: intrincadas sierras que permitieron y facilitaron la ocultación y movimientos de los huidos, y continúa con un gran número de testimonios de personas implicadas en los hechos que se narran: guerrilleros, enlaces, familiares, guardias civiles..., de modo que el lector puede darse una idea muy aproximada de aquellos años y de las desgracias que les tocó vivir a unos jóvenes que, perdida la guerra, y la mayoría de las veces en razón de la simple supervivencia, se "echaron al monte" y combatieron en una lucha desigual y perdida de antemano. Así mismo, para este trabajo de investigación los autores han consultado multitud de causas y expedientes e indagado en registros civiles y archivos históricos; todo ello para poder plasmar  y describir espeluznantes hechos y vejaciones, heroicidades y miserias de aquellos involuntarios protagonistas de la historia que a ningún lector dejarán impasible.
            Como aportación esencial respecto a trabajos anteriores, el libro recoge el importante papel de la mujer en la sierra y las dificultades particulares que estas  tuvieron que afrontar, dada su condición, frente a los hombres; la mayoría de las veces ocupadas de asuntos de intendencia (cocina, lavado de ropa), tareas de enlace y, raramente, protagonistas de acciones guerrilleras.

            El trabajo se cierra con un último capítulo de "Conclusiones" que resume y concreta el desarrollo de este importante libro, bien escrito y documentado, que servirá a quienes se aproximen a él a conocer más de este tiempo oscuro de la historia de nuestro país por el que, ojalá, ningún español más tenga nunca que volver a pasar. 

lunes, 12 de junio de 2017

Mirando el mar



Frente al mar todo adquiere distinta proporción,
todo parece más insignificante, más pequeño;
cualquier duda, que fuera marejada, se diluye
en la suave cadencia de las olas que vienen,
con su rumor azul, hasta la orilla.
                                                       Contemplo el mar,
y me hundo en sus entrañas transparentes, me lleno
de su líquida luz, y mis pupilas
adquieren su color por un instante. El mundo, mientras tanto,
rueda que rueda, oscuro y sin posible,
mínima redención.
                                Estoy mirando el mar, me lleno todo
de su música eterna, de su brisa, de su sabor salobre,
y, mientras tanto, la vida, en otra parte,
acumula tragedias, cataclismos, derrotas.
Soy consciente de todo ese dolor mientras observo
la cadencia del mar, mientras navegan
veleros a lo lejos, y vienen voces
de niños en la playa. Soy consciente
de que el mundo nunca es azul, ni gira
en torno a esa tenacidad que muestra el agua,
ni podrá nunca ser, aun por momentos,
puro, como este mar, que ahora me aprendo,
y en el que me confundo y me transformo
al rítmico compás de su vaivén.


miércoles, 7 de junio de 2017

Salir de un Hopper, María Antonia Ricas

Salir de un Hopper
María Antonia Ricas
Ed. CELYA - 86 páginas
  
            En una cuidada edición, de pasta dura, Editorial Celya nos ofrece este libro de María Antonia Ricas, Salir de un Hopper, en el que la autora, a través de diferentes obras del pintor norteamericano, camina por los laberintos del "yo" y sus relaciones con el mundo.
            El libro, estructurado en tres apartados —Vistas con luz, Mujer al sol y Mujer con otros (este último, escrito en forma de prosa, aunque no menos lírica que los dos anteriores)— parte de diferentes cuadros del autor elegido para, a partir de ellos, trazar una nueva pintura donde la palabra cobra color, volumen, perspectiva... Los cuadros, descritos como entradilla antes de cada poema, son sólo un punto de partida porque, desde la imagen que trasladan, la poeta expone, sugiere, reflexiona. Y, al hacerlo, dota a los poemas de una luz especial, de una consistencia plástica que cala en la mirada del lector, que se adentra en el libro como pudiera adentrarse en un museo.
            Aparentemente, hay en esta escritura un afán de distanciamiento. El "yo" que apuntaba más arriba, se viste de otras voces en donde la segunda persona viene a conversar con la primera hasta, en ocasiones, dar en un "nosotros" que puede ser el resultado de ambos pronombres, pero también la mirada colectiva del lector anónimo que, en comunión con la poeta, participa a posteriori de su palabra.

            Podríamos apuntar muchas más cosas sobre este libro, diseccionar con más detalle su alma, apuntalarlo con un verso de aquí y otro de allá...; no es la tarea que este lector se ha propuesto. Me basta con dar fe de lo que es un gran libro de poesía. Me basta con volver a él y degustarlo de vez en cuando, con la mirada dispuesta al asombro, con el placer del que descubre el mar con los ojos de un niño cada vez que lo ve. 

miércoles, 24 de mayo de 2017

Hilario Barrero en Galería Cerdán

Mañana, a las 20,30 horas, en la Galería Cerdán, de Talavera de la Reina, presentado por Ángel Ballesteros, Hilario Barrero cerrará el ciclo de Poesía en la Galería 2017, con la lectura y presentación de su libro Educación nocturna, del que me hice eco en esta ventana el pasado domingo.

Del autor, la Galería, en su nota de prensa dice: 

Hilario Barrero (Toledo, 1946) es un poeta, prosista y traductor español residente en Nueva York desde 1978, ciudad en la que impartió clases como profesor en el Borough of Manhattan Community College de la City University of New York. Ahora es profesor emérito.

Como poeta obtuvo en 1999 el premio Gastón Baquero con “In tempore belli”, (Madrid, Verbum), Libro de familia y la editorial Renacimiento le ha publicado “Educación nocturna”, una Antología de su obra poética. La revista Clarín, de la que es colaborador, ha acogido igualmente su antología de poemas de Donald Hall, Ted Kooser y Jane Kenyon y la editorial Pre-textos otra antología titulada “De otra manera”.

En prosa ha escrito los diarios “Las estaciones del día De amores y temores”, “Días de Brooklyny” “Dirección Brooklyn”. “Brooklyn en blanco y negro”, “Diarios 2012-2013”. Es igualmente traductor de El amante de Italia, una selección de las Italian Hours de Henry James.

El prologuista de uno de sus libros, José Luis García Martín, dice de la obra de Barrero: “Su poesía es un canto doloroso de felicidad hecho desde la serenidad y la aspereza. La reflexión ante la vida y la muerte y el amor, y la austeridad en las formas lo acercan a una poesía clásica muy cernudiana: «Un poema más que un arma para el futuro es una navaja del pasado, una mano abierta para el presente y una eternidad basada en el instante de un amor para el futuro».

Hilario Barrero ha recibió el Premio de literatura de la Academia de Bellas Artes de Toledo 2014-2015 y es colaborador del periódico ABC en el suplemento cultural Castilla-La Mancha.

Por supuesto, desde aquí animo a todo buen degustador de la buena Poesía a no perderse esta oportunidad única de escuchar los versos del poeta en su propia voz. Estoy seguro de que nadie saldrá defraudado. 

domingo, 21 de mayo de 2017

Educación Nocturna, de Hilario Barrero

            Acabo de leer Educación nocturna, de Hilario Barrero, que, en edición de José Luis García Martín ha publicado Renacimiento en su hermosa Colección Antologías.
            Confieso que durante mucho tiempo de la obra poética de Hilario sólo conocía En tránsito, una breve colección de poemas que publicara en 1986, con el número 4, en aquel hermoso y fugaz proyecto del malogrado José Luis Reneo, Carpetas de Poesía Tesela. Desde entonces había tenido referencias suyas a través de su buen amigo Ángel Ballesteros y leído alguno de sus Diarios, pero nunca un poema nuevo salido de su pluma. Desde hace unos años, gracias a internet, el mundo de los blogs y, posteriormente, Facebook he podido acceder a alguna de sus composiciones poéticas; a Arras, publicado en sus Cuadernos de Humo, a sus valiosas traducciones. Y ahora, como quien dice con la tinta aún caliente, a Educación nocturna, que, conforme señala García Martín en el lúcido prólogo del libro, ... pretende ser una completa autobiografía poética. Y es, por eso mismo, un libro nuevo, no importa que algunos de sus poemas se hayan anticipado en otros libros; sólo ahora adquieren su verdadero sentido. Porque, efectivamente, podemos definir este libro como una descarnada autobiografía en la que el autor se nos presenta tal cual es, sin trampa ni cartón, sin afeites, ropajes, caretas ni disfraces: a cuerpo descubierto, dispuesto a confesarse en el poema y, por ende, delante del lector. Y su palabra es transparente, luminosa, rotunda y reveladora, de modo que, a través de ella, podemos traspasar las fronteras del yo y ser partícipes de los muchos caminos transitados. Caminos que comienzan en la niñez y se adentran en la adolescencia, juventud, madurez...; caminos en los que el deseo adquiere distintos nombres y por los que, en ocasiones, el autor transita al borde de un precipicio que a veces parece llamarle, y del que consigue escapar hasta alcanzar la luz. Apunta García Martín que el deseo y el tiempo son los dos protagonistas de este libro; también la muerte, apuntaría yo, aunque ésta acaso no sea sino otra faz del tiempo en su mudanza.

         Releyendo En tránsito entiendo que aquellos poemas están íntimamente ligados a estos otros; no sólo porque el autor sea el mismo; además, porque la poética desarrollada en Educación nocturna sigue fiel a la poética de En tránsito. Ha pasado el tiempo, el autor, como no podía ser de otra manera, es otro, el peso de los años se notan más en el libro que comentamos, pero el pulso poético, el orden de las palabras, la belleza rotunda del poema, palpita en ambos títulos con igual intensidad y sentimiento.

            Ojalá, en contra de lo que parece intención de Hilario Barrero, Educación nocturna no sea un punto y final en su tarea poética, sino una etapa más en el quehacer de un autor que, estoy seguro, aún tiene mucho por decir. 

domingo, 14 de mayo de 2017

Son como niños

[Imagen tomada de CNN España, en la Red]

Este mundo está indefenso.
Un loco aquí y otro allá,
y a ver quién tiene más... de eso
que pensamos sin nombrar.
"Que si yo tengo esa bomba
y un ejército..." "Y yo más.
Y si quiero te machaco."
"¿Que me machacas? Ja, ja."

Jugando con cosas serias,
sin importarles, están
tensando, ¡y cómo!, la cuerda,
Kim Jong-un y Donald Trump.
¡Qué dos genios ! ¡Qué estadistas!
¡Ojalá su iniquidad
no termine generando
un conflicto nuclear!

Este mundo está indefenso.
¡Ay, quién lo defenderá!

sábado, 13 de mayo de 2017

Arqueología de un milagro, de Jesús Aparicio

            Leo Arqueología de un milagro, de Jesús Aparicio González, que, tan amablemente, me remite con una más que generosa dedicatoria. Leo en silencio, a solas y sin prisas, encajando con ese lector anónimo al que se dedica el libro: A ese lector sensible, silencioso, solitario y lento. Y lo cierto es que disfruto cada poema, con el que me detengo a conversar; con el que descubro algo nuevo del mundo y algo nuevo de mí. Poemas de alto vuelo metafísico, en ocasiones, diría, parientes de la mística, los setenta y ocho poemas de este libro participan de la naturaleza, invitan a su observación y, desde esa mirada al exterior, regresan a lo más hondo del poeta, a lo más hondo de nosotros, que los hacemos nuestros durante la lectura. Porque un poema es de aquel que lo recibe con las manos abiertas y el corazón dispuesto a participar del asombro y la revelación. Así me he acercado a este libro, dispuesto a dejarme traspasar por su absoluta claridad, por la precisión de su palabra, por ese milagro que es siempre el hallazgo de un buen poema.
            Gracias, Jesús, por escribir un poemario tan bello. Gracias, por hacerme partícipe de tu geografía y tu paisaje interior, que es también un poco nuestro.
            Como muestra de lo dicho, con permiso del autor, cogido al azar, dejo aquí uno de los poemas de este hermoso libro.

EL TRABAJO DE LAS ABEJAS


Cargan ciegas con nuestro pasado,
lo polinizan en los márgenes
de este incierto presente
que ya no es
y serán sus frutos flechas,
leopardos huidos
a los que mordió la noche.

Vuelve lo que ya fue
hasta la cama de la reina.
Lo que pudo haber sido lo mataron
los pesticidas y nuestra pereza.

Las abejas son el reloj del mundo. 


domingo, 7 de mayo de 2017

Así fue




Con veintiocho grados de temperatura hemos presentado, como había anunciado, Paso a paso, la vida, mi último libro publicado por lf ediciones en su colección Libros del Consuelo, en la XXX Feria del Libro en Talavera de la Reina.


Sorprendentemente, a pesar del calor, la carpa ha estado prácticamente llena, y la presentación que ha hecho Arantxa Oteo, y que quiero compartir con cuantos pasáis por aquí, muy generosa. 

A ti, Arantxa, y a los amigos, conocidos y desconocidos que me habéis acompañado, muchas gracias. 

PALABRAS DE PRESENTACIÓN.- Arantxa Oteo. 


Buenos tardes, y bienvenidos a la vida que, paso a paso, nos regala Antonio del Camino.
Hace cuatro años era yo la acogida por esta feria. Junto a un grupo de entusiastas poetas y narradores presentábamos, de la mano de Pedro Tenorio, una antología con fines solidarios. Paradójicamente, la “nueva en esta plaza” da la alternativa al veterano y consagrado maestro, cuyo más reciente y muy generoso poemario también es solidario, ya que los beneficios de su venta están destinados a la ONG SBQ Solidario; y, desde luego, ninguna colección mejor que “libros del consuelo” podría albergar este pequeño tesoro de honestidad, bella hondura y bondad.

Antonio, haciendo, como acostumbra, gala de un proverbial dominio del verso, ha escrito un libro de madurez y sobria sabiduría. Solo alguien que ha vivido y amado el camino que los días y la edad le han brindado puede transmitir con tanta sencillez y, al tiempo, inmensa altura poética el milagro de lo cotidiano y el gusto por el dorado término medio renacentista frente a la necia fatuidad del vano y superfluo oropel.

Encontramos en Paso a paso, la vida ecos machadianos, nostalgia de los días felices y luminosos de la infancia y del camino labrado golpe a golpe, verso a verso. Descubrimos el autorretrato de un hombre que, como León Felipe, no puede cantar hazañas de un abuelo que ganara una batalla ni memorias de una casa solariega, sino que se ve, por suerte para nosotros lectores, “forzado a contar cosas de poca importancia”, como han hecho siempre los verdaderos poetas. Porque, de hecho, nos topamos con alguien que domina, y ama, el "viejo oficio del poeta", que decía Goytisolo, ese que "comienza en la idea, en el soplo sobre el polvo infinito de la memoria, sobre la experiencia vivida, la historia, los deseos, las pasiones del hombre".

En sus décimas, en sus sonetos, en su rica variedad de estrofas y rimas, Antonio nos presenta unos apuntes cotidianos en los que declara sus intenciones “en el afán sencillo de vivir y ser. Sin más dobleces. Sin misterio”; ni más, ni menos. Recorre la ciudad, la observa y analiza y la convierte en un trasunto de sí mismo. Ve pasar las estaciones y los años, y los vive, porque en su rueda encuentra "la sucesión de rostros (que) dieron en el que soy, en el que mira hacia atrás y, sobre todo, hacia el futuro". Goza con la palabra y con las cartas, incluso con las “que ahora entregan palomas internautas”. Reflexiona sobre la vaciedad, sobre el dolor (me conmueve especialmente su visión del alzheimer, sobre el que yo también he escrito porque tanto me ha dolido), sobre las ausencias, sobre la familia (tan tiernas, tan bellas, las palabras para Carmen, con quien, paso a paso, mientras la vida); sobre el pasado que ya va ocupando la mayor parte de nuestro tiempo, sobre el padre (y sus manos, y su pinza para que el pantalón no se enredara en la cadena de la bici); sobre el abuelo, el viejo cine y la no menos vieja escuela. Y todo este afán lo salpica de la ironía serena y de la ternura nostálgica que la experiencia, y la edad, nos dan. Contempla también las monedas del tiempo, la vida que se empeña en seguir su curso mientras nosotros nos quedamos, cada vez más ensimismados, en los recodos del camino, en el meandro del río, en las fechas señaladas. Y apuntes y monedas los enmarca en el umbral de su poética, con la que comienza el poemario, y en el final con el lector. Se cierra, así, un círculo perfecto: el poeta, que aspira al silencio, encuentra el sentido a su labor en la llamada del lector y, con Goytisolo de nuevo, le devuelve "las palabras reunidas a su auténtico dueño".

Decía María Zambrano que la melancolía es poseer las cosas por el palpitar del tiempo, porque tenemos de ellas lo que nos falta, y añadía Machado que se canta lo que se pierde. Antonio del Camino canta como pocos eso que la vida, paso a paso, nos quita y nos da. El poeta ha salido a la calle; démosle los lectores vuelo cierto a su latido.

En Talavera, a luna llena de abril de 2017.

Precisamente, hoy


Sin más palabras. Esta tarde. Quedáis invitados. 

viernes, 5 de mayo de 2017

Presentaciones



Esta tarde, a las 19,30 h., en la Feria del Libro que se celebra en los Jardines del Prado de Talavera de la Reina, se presentan los libros premiados en el Rafael Morales y Joaquín Benito de Lucas que convoca el Ayuntamiento de la ciudad. 

Correrá a mi cargo la presentación de Para volver al sur, de José María Muñoz Quirós, Premio Rafael Morales 2016. Lo haré por invitación directa del autor, y lo haré con gusto, puesto que es amigo y se trata de un buen libro, que me ha proporcionado excelentes momentos de lectura. 



También, en la misma Feria, el próximo domingo, 7 de mayo, a las 18 h., será la presentación de mi libro, Paso a paso, la vida, que correrá a cargo de Arantxa Oteo. 

Desde aquí invito a asistir a ambas presentaciones, convencido de que los asistentes no se aburrirán.  

martes, 2 de mayo de 2017

Cavilando en voz alta



¿Habitará el recuerdo, cuando yo me haya ido,
en aquellos que abrazo y me abrazan ahora?
¿Pronunciarán mi nombre al compás del latido
que la emoción impone ante lo que se añora?

¿Hablarán de mi paso por este laberinto
que supone la vida? ¿Compartirán mi sueño
de un futuro más claro, solidario y distinto?
¿Recordarán los versos que escribí con empeño?

Cuando yo me haya ido, cuando tan solo sea
eco de lo que fui y ausencia entre la nada,
si alguno me recuerda, o hay alguien que me lea,
no cambiará la rueda del mundo su jornada.

Por eso, ahora que vivo, que canto, que me entrego
al amor, la amistad, el gozo y la ternura
quisiera compartir mi palabra y el fuego
que calienta y no quema, y abrazo en la escritura.

Una copa de vino, un vaso de cerveza,
una guitarra, amigos, Bach y tu compañía,
son más que suficientes razones y riqueza
para olvidar que todo será silencio un día.

Cantemos y bebamos, salgamos a la vida
con la mirada limpia y las mentes despiertas.
No habrá otro paraíso que aquel que en la medida
de nuestro afán alcemos con las manos abiertas.

¿Habitará el recuerdo, cuando yo me haya ido,
en aquellos que abrazo y me abrazan ahora?
¡Qué pregunta tan necia! ¡Qué torpe y retorcido
pensamiento! Me basta con ser quien te enamora.

domingo, 30 de abril de 2017

Arribes

[Los Arribes de Duero © A. C. G.] 


Lluvia y abril.
A las puertas de mayo,
campo en sazón.

sábado, 29 de abril de 2017

En la lucha final

[© A. C. G.] 

Y si mañana el mundo...
Y si de pronto, un día...
Y si todos a una...
A la vez..., sin temores...
Acaso..., puede..., entonces...
Y la luz encendida...
Y las puertas abiertas...
Y las manos... Y el fuego.




viernes, 28 de abril de 2017

Arantxa Oteo en Galería Cerdán

 [Imagen tomada del muro de Chuba Duruba, en Facebook]


     Anoche, dentro de la programación del Aula de Poesía de la Galería Cerdán, le tocó el turno a Arantxa Oteo, poeta madrileña afincada en nuestra ciudad desde hace unos años y que, salvo desconocimiento por mi parte, no había hecho ninguna lectura individual en Talavera de la Reina. 
     Con una sala prácticamente llena, la poeta hizo un repaso tanto por su obra publicada como por algunos textos inéditos, aunque ya en mano del editor. Poemas satíricos, como el que habla de la vuelta de un muerto al Barrio de San Blas en busca de una amada muy particular, o de tipo social, como Soy la mujer de colores, con el que cerró el acto, junto a otros en verso libre y una selección de haikus de estimable altura, conformaron una lectura personal, cargada de matices, que dejó a los asistentes con deseos de más. Ojalá esta no sea la única lectura que Arantxa nos ofrezca y podemos seguir disfrutando en el futuro de su buen quehacer y excelente voz. Desde aquí, mi más sincera enhorabuena.       

martes, 25 de abril de 2017

Prohibido fijar carteles.

[Imagen tomada de la Red]


Era tan rígido y estricto en el cumplimiento de la norma que escribió en la fachada de su tienda: PROHIBIDO FIJAR CARTELES. RESPONSABLE LA EMPRESA ANUNCIADORA. Y, puntualmente, abonó la multa. 

lunes, 24 de abril de 2017

Presentación de Paso a paso, la vida, en Navalmoral de la Mata



Mañana, martes, 25, en la Fundación Concha, de Navamoral de la Mata, acompañado por el poeta Alejandro González Terriza, presentamos mi último poemario, Paso a paso, la vida

Editado por lf ediciones, de Béjar, la recaudación de los posibles beneficios va destinada a las labores humanitarias que viene realizando en Perú la ONG SBQ Solidario

Invito a cuantos puedan asistir a hacerlo. Prometemos no aburrir. Y si se animan a comprar el libro, mejor que mejor. Es por una buena causa.