Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

viernes, 27 de enero de 2017

Guiomar Pulido en la Galería Cerdán

[Guiomar Pulido durante su lectura © A. C. G.]


            Ayer, en la Galería Cerdán de Talavera, bajo la hospitalidad siempre generosa de Sara y Manolo, sus propietarios, dio comienzo el Ciclo de Poesía 2017, que el último jueves de mes, de enero a mayo, viene celebrándose desde hace años. La temporada se inauguró con la presencia de una poeta joven, muy joven, 17 años, Guiomar Pulido, sin obra publicada pero con un importante bagaje en su haber, dado que su primer poema lo escribió con sólo seis años y a partir de ahí, animada por sus padres, Ana y el poeta José Pulido Navas, no ha dejado de hacerlo hasta la fecha.
            Guiomar se presentó ante el público fiel de la Galería, que cada jornada llena la sala, con una naturalidad y soltura dignas de elogio, planteando su lectura como un pequeño examen ante la concurrencia, pues, dijo, ella aún no sabía si podía considerarse poeta, algo que dejaba a criterio de los asistentes. Así, mostró poemas desde, prácticamente, sus inicios —el primero que leyó escrito con apenas ocho años— hasta los más recientes, demostrando una muy interesante evolución y soltura que caló gratamente en el público.
            Con un lenguaje sencillo, pero cargado de imágenes, la poeta desglosó sentimientos infantiles —en los primeros versos—: ante la presencia de la luna, por ejemplo, para, más adelante, abordar asuntos tan presentes en la Poesía universal como la soledad, el amor, el tiempo...
            Sus poemas están escritos en verso libre, con una cadencia musical grata y afinada, realzada aún más por la clara y serena lectura de la autora. Quizá —y esto es sólo un capricho de este cronista— se echase en falta, aunque sólo fuera como ejercicio técnico, algún poema de forma cerrada —alguna décima o soneto, por ejemplo— cuya coerción obligase a la poeta a una mayor tensión con las palabras; algo, por supuesto, secundario, que acaso con el tiempo, motu proprio, abordará.
            En definitiva, una noche agradable de poesía y el descubrimiento de una autora que, de continuar así (y así parece) ha de sonar en el panorama literario no tardando mucho.
            El ciclo se completará con la presencia de José María Muñoz Quirós (febrero), José Pulido Navas (marzo), Arantxa Oteo (abril) e Hilario Barrero (mayo). Todas, sin duda, lecturas interesantes, a las que invito a cuantos se asomen a esta ventana y puedan acercarse. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario