Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

sábado, 7 de enero de 2017

La sustancia del poema

[Imagen tomada de aquí]

De pronto, cocinando,
en el suave chup chup de las patatas,
encontró la sustancia del poema.
Esencia y alimento
al calor del hogar. Así, se dijo,
también esta tarea de escribir:
calor, esencia y alimento.
Y alguien que esté dispuesto a degustarlo.

8 comentarios:

  1. Puede leerse, así lo hago, como una variante de aquel teresiano «Dios (la poesía) también está entre los fogones». Por cierto, esas patatas (¿a la riojana?), coronadas de laurel, tienen una pinta estupenda. Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo, querido Alfredo, que está entre los fogones. De ahí ha salido tanto "Cocineto". El guiso de la foto, a cuya receta puedes acceder pinchando en el enlace de la misma, un curioso estofado con bonito en aceite o escabeche. Cualquier día lo pruebo. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Estaban muy ricas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quien lo probó lo sabe. (Guiño cómplice).

      Un abrazo, Benja.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. El vino, otra fuente de inspiración, amigo Pedro. Eso sí, trasegado moderadamente.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Hay gente torpe, que no sabe, querido Antonio, que las palabras huelen...Hasta aquí llega el olor manso y gratificante de tu guiso poético. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya que si huelen, José Luis. Su aroma nos transporta y guía hacia espacios que serían imposibles de alcanzar sin ellas. Gracias por tu complicidad.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar