Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

jueves, 27 de julio de 2017

Mañana, en Ávila.



Mañana en Ávila, invitado por los amigos José María Muñoz Quirós y Pepe Pulido, participaré en la tradicional Ronda Poética en la Muralla, que este año será en recuerdo de Gloria Fuertes, el mismo día en que cumple cien años. Y digo "cumple" porque, a fin de cuentas, Gloria sigue viva en la voz de sus versos, y tanto este homenaje como otros que se celebrarán en distintos lugares de España así lo atestigua. 

Confieso que me hace especial ilusión participar en este acto porque siempre le estaré agradecido, pues tanto ella como Gabriel Celaya apostaron, en un lejano día de 1980, por mi poemario Donde el amor se llama soledad, que obtuvo el Premio Ciudad Santo Domingo, de Madrid, en su primera convocatoria. Un libro que, visto ahora, me parece con enormes carencias pero que para el poeta de veintipocos años que era entonces supuso un importante espaldarazo y una sustanciosa inyección de moral. 

Mañana, estoy seguro, volveré a recordar a la poeta en su casa de Madrid, donde la visitamos, afectada por una dolencia de trigémino que la impidió asistir a la entrega del mencionado premio

2 comentarios:

  1. Disfruta mucho de una ciudad habitable, querido Antonio, que está llena de encanto sólido y pedregoso. El patrimonio arquitectónico invita al regreso. Y un abrazo grande a los amigos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo. Ese "mañana" se hizo "ayer" el pasado día 28. Fue un acto cálido y reconfortante, en en escenario maravilloso: los jardines del Parador, junto a la puerta del Carmen. Como bien dices, pudimos disfrutar de la ciudad y de la hospitalidad y afecto de los amigos. Hoy, precisamente, he hablado con Pepe Pulido y hemos comentado el calendario de las próximas lecturas en Talavera. Por supuesto, de ti (y muy afectuosamente) hemos hablado. Un fuerte abrazo.

      Eliminar